Comerciantes del Oriental toman medidas para evitar la conjuntivitis

Los vendedores se lavan las manos constantemente después de que tocan dinero, también evitan tocarse los ojos para tratar de prevenir la conjutivitis

Los vendedores se lavan las manos a cada momento. HOY/ Rosmery Galeano

Lo que menos desean los comerciantes del populoso Mercado Oriental es contraer conjuntivitis, por eso han tomado medidas para no adquirir la infección.

Maderling Jarquín, comerciante de abarrotes, indica que ella, al igual que muchos comerciantes, se lava las manos constantemente después de que tocan dinero, también evitan tocarse los ojos para tratar de prevenir la enfermedad.

“La mayoría de los consumidores han venido a comprar con esta enfermedad de la conjuntivitis, nosotros los atendemos con amabilidad, pero después que los atendemos nos lavamos las manos para no enfermarnos también”, manifiesta Jarquín.

Explica que si llega a adquirir la infección de casualidad no dejará de ir a vender al centro de compras, porque necesita trabajar, ya que vive de los ingresos diarios.

HOY/ Rosmery Galeano
HOY/ Rosmery Galeano

“Aquí en el mercado varios vendedores vienen a trabajar aun con esta enfermedad, aunque los médicos a uno le manden reposo nadie se queda en la casa porque perdemos de vender”, agrega la vendedora de abarrotes.

Para los vendedores que tienen la enfermedad, como es el caso de Rebeca García, están tomando otras medidas.

“En cuanto me dio la infección fui a pasar consulta, no me automediqué. El doctor me recetó unas gotitas para que me las aplique en los ojos cada ocho horas. También me lavo los ojos con agua de manzanilla”, asegura García.

Indica que ella no se puede dar el lujo de faltar a trabajar al mercado, porque necesita los ingresos del día a día.

“Así me vengo a trabajar, qué le vamos a hacer, lo hago por necesidad y obligación, los comerciantes no comemos si no vendemos. La conjuntivitis como que viene en cadena, primero le dio a mi marido, luego a mí y de último le dio a mi hija pequeña”, expresa Rebeca, vendedora de carne.

Agrega que a cada momento se lava las manos con agua y jabón cada que va a atender a sus clientes.
“Sé que la conjuntivitis es contagiosa, por eso tomo medidas para no pasarle la infección a mis clientes, lo que menos queremos es que esta se propague más. Nosotros tomamos esas medidas de prevención con nuestros clientes”, finaliza.

...

Notas Relacionadas