Testigos aseguran que mesero actuó en legítima defensa

Inicia juicio por homicidio de zapatero ocurrido en la entrada al balneario de Pochomil. Los testigos dijeron ante una juez que el mesero actuó en defensa porque víctima lo atacó con una lezna

El testigo Mario Gómez explica cómo la víctima intentó agredir con una lezna al acusado Dolores Álvarez, quien se defendió con un garrote, en un acto de legítima defensa. HOY/Alejandro Flores

HOY

Dos meseros colegas del acusado Dolores Noé Álvarez, de 39 años, a quien le imputan el crimen de un zapatero ocurrido en la entrada al balneario de Pochomil, declararon a favor del procesado y aseguraron que este actuó en legítima defensa cuando iba a ser atacado por Juan Pablo Medina, quien portaba una lezna (herramienta, estilo punzón, usada por zapateros).

Un tercer testigo de nombre Mario Gómez Matamoros también describió ante la juez Primero Distrito Penal de Juicio de Managua, Irma Laguna, cómo la víctima Juan Pablo Medina, de 62 años, se le iba a tirar encima al acusado Álvarez con claras intenciones de lesionarlo con la lezna que portaba en la mano derecha.

Gómez aseguró que Álvarez estaba de espaldas, sentando en una banca, cuando se le acercó la víctima Medina y cuando este último lo iba a agredir con una lezna, el procesado se defendió con un garrote.

El testigo aseguró que Álvarez no estaba discutiendo con Medina y que más bien el ahora occiso era quien andaba amenazando a la gente con la lezna.

Los hechos

El pasado 16 de julio, a eso de las 12:20 del mediodía, Álvarez, en compañía de otras tres personas, estaba en la entrada del balneario de Pochomil nuevo, en la aguja, en San Rafael del Sur, Managua, esperando clientes.

A lugar llegó el ahora occiso Juan Pablo Medina, de oficio zapatero, en estado de ebriedad, y al estar de frente a Álvarez y demás meseros se detuvo y de una mochila sacó ocho leznas.

Medina agarró una lezna y empezó a ofender al acusado y a los otros meseros y les decía que “eran unos ladrones y que los iba a apuñalar y que él mataba a cualquiera” y se le lanzó a un mesero con intenciones de atacarlo en el cuello con la lezna, pero el mesero esquivó el ataque.

El acusado, quien se había sentado en una banca, observó que Medina se le acercaba y entonces agarró un garrote de tigüilote, y cuando el ahora occiso le dijo: “Con que me querés dar con ese garrote, ya te voy a puyar” y se le lanzó a Álvarez.

El mesero logró esquivar el ataque del zapatero y casi al instante le dio un garrotazo en el costado izquierdo; el zapatero se quejaba del dolor, caminó dos metros, cayó al suelo boca arriba y murió.

Alegatos

El abogado José Sánchez, defensa del acusado Álvarez, dijo que los tres testigos de la Fiscalía más bien corroboraron ante la juez que el procesado actuó en legítima defensa.

La defensa dijo que como prueba está la misma acusación fiscal que indica que el mesero trató de evitar el problema. El juicio continuará el próximo 19 de septiembre.

El acusado Dolores Álvarez (izquierda) ayer en el juicio junto a su abogado José Sánchez. quien dijo que el acusado actuó en legítima defensa. HOY/Alejandro Flores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas