Doña Zayda Bustos es una mujer con pasión por el trabajo

Esta risueña y perseverante mujer se declara fiel lectora del Periódico HOY

HOY

Doña Zayda Francisca Bustos vivió los primeros 16 años de su existencia recorriendo las calles del populoso mercado Oriental junto a su mamá, quien vendía diferentes productos de forma ambulante.

Después de ese tiempo, y con todos los buenos valores que aprendió gracias a ese ser que le dio la vida, tomó la decisión de emprender; se separó de su madre, agarró su propio carretón y surtido con fresco, agua helada y ropa interior nacional dio comienzo a su nueva vida.

La señora Zayda, quien actualmente tiene 46 años de edad, comenta que no se arrepiente de ninguna de las decisiones que ha tomado hasta el momento, pues está muy orgullosa de lo que logró.

Trayectoria

Lucha día a día por salir adelante con sus hijos. HOY/FOTO: Manuel Esquivel

“Pasé varios años vendiendo de forma ambulante, tal como lo aprendí de mi mamá, tuve a mis hijos, a quien saqué adelante sola, y les enseñe que si quieren algo en la vida deben de luchar por ello, después de una trayectoria larga recorriendo las calles de este mercado, mi sueño se empezó a cumplir, obtuve un tramo en este grandioso mercado, el cual extendí hasta el punto de convertirme en una mujer de negocios”, subraya.

Doña Zayda, quien tiene 6 hijos, ahora administra un local donde ofrece ropa nacional, lo mejor de todo es que cuatro de sus hijos comparten con ella su pasión por los negocios.

“Como toda madre, deseo tener a mis hijos conmigo siempre, ellos también venden en este mercado, justo a los costados de mi local, donde les brindé un pequeño espacio para que ellos tengan por dónde empezar a emprender así como lo hice yo un día”, expresa esta humilde y carismática mujer.

Doña Zayda, quien es bien querida por comerciantes aledaños a su local, debido a su amabilidad y gran corazón, alega que su mayor fortaleza siempre ha estado en Dios, quien le ha indicado cada paso que debe de dar.

“Mi éxito se lo debo a él, en este mercado la competencia es fuerte, sin embargo, nadie se va a su casa con las manos vacías, nadie que haga el bien y luche por alcanzar sus sueños”, puntualiza.

 

...

Notas Relacionadas