En los casos de trata las personas son víctimas del engaño

La trata de personas es una realidad en Nicaragua

trata, casa alianza, ieepp, policía nacional, callejón de la muerte

Todas las víctimas de trata reciben maltrato por parte de los delincuentes que las controlan. HOY/Uriel Molina

HOY

Maryuri González vivió una pesadilla el 18 de abril de este año cuando transitaba por el famoso Callejón de la Muerte en el Mercado Oriental y es que mientras se dirigía a comprar unos cigarrillos para su tía -luego que salió unos instantes de un tramo que cuidaba- dos sujetos le taparon la boca y le vendaron los ojos para llevarla a un lugar donde la mantuvieron varios días a punta de agua.

González no le dio tiempo de gritar y aseguró que el callejón, donde casi a nadie se le ocurre asomar la nariz, estaba desolado.

Cada segundo que estuvo encerrada en un sitio que nunca identificó fue de angustia para la joven de 18 años, quien solo pensaba que jamás volvería a ver a su familia que vive en Diriamba, Carazo.

“Yo me sentía mal, estaba nerviosa porque no sabía qué iban a hacer conmigo. No sabía qué hacer, solo lloraba junto con otras dos muchachas que igual que yo estaban secuestradas y amarradas, tiradas en el piso”, expresó González.

La joven comentó que la trasladaron en una camioneta hacia un lugar desconocido. Mientras la familia en Diriamba y Managua se encontraba desesperada preguntándose qué había pasado con ella y la aflicción de ellos aumentó cuando la Policía no recibió la denuncia que querían interponer.

“Al siguiente día mi tía fue a la Policía a interponer la denuncia pero no hicieron nada porque del Distrito Uno la mandaron para el Distrito Cuatro y luego del Distrito Cuatro la mandaron de nuevo al Distrito Uno y al final nada hicieron porque dijeron que eso (el Callejón de la Muerte) no pertenece ahí (a ninguno de los dos distritos)”, contó Blanca Gutiérrez, hermana de Maryuri.

Según González, ella se escapó gracias a que pudo alertar a unas personas mientras la bajaban de un vehículo en una comunidad cercana a la frontera con Honduras.

“Andaba una mujer con los hombres que me llevaron, lo que pasó fue que a mi fue a la primera que bajaron del vehículo y como había unos muchachos rozando con unos machetes yo grité y ellos me fueron a auxiliar y como venía la gente me dejaron tirada, pero solo yo me logré escapar”, relató la víctima.

Pese a que Maryuri pudo regresar a su casa -aproximadamente tres días después de su secuestro- gracias a que unas personas contactaron a su abuela que estaba cerca de la comunidad donde ella fue trasladada, ahora no puede salir sola a la calle.

“Ella solo sale cuando nosotros le decimos que vayamos, menos sola porque le da miedo que le pase algo”, señaló Gutiérrez.

Métodos

El secuestro fue la vía que utilizaron para llevarse a Maryuri y según lo relatado por la joven, podría ser un caso de trata de personas, sin embargo existen muchas maneras en las que los victimarios pueden captar a la gente.

“En la parte del delito de trata el delincuente nunca está enmascarado como en las películas, sino a veces los que te hacen caer en las redes son personas que se acercan a vos, te estudian, se hacen amigos, acceden a la confianza y eso te pone en más peligro porque no sabés ni vas a creer que alguien te va a hacer daño si vos crees que es buena persona”, explicó Harold Álvarez, abogado de la oficina de apoyo legal de Casa Alianza Nicaragua.

En la mayoría de los casos los tratantes primero se hacen amigos de la víctima. HOY/Uriel Molina.

Añadió que generalmente las víctimas de trata son personas que están pasando situaciones difíciles ya sea en el área familiar o económica y el victimario aprovecha la ocasión.

“El delincuente siempre trata de ofrecer cosas a nivel de engaño, entonces si ven que vos tenés una situación de vulnerabilidad en la familia empiezan a aparecer como gente buena, que te quiere ayudar, que te quiere apoyar, pero siempre a cambio va a haber algo”, dijo Álvarez.

Indicó que muchas de las víctimas son de zonas rurales y las trasladan a la capital prometiéndoles que les darán estudios, pero al final nada resulta a como la persona lo esperaba porque “la encierran, la hacen trabajar en cosas domésticas o lo peor que es que las ofrecen para otras personas, que las tomen de manera sexual a cambio de dinero, las explotan sexualmente ya sea para pornografía o que se hagan fotos y utilizar todos esos recursos para venderlos a otras personas”.

Según Álvarez, también se han registrado situaciones de riesgos en los colegios donde algunos adolescentes les dicen a otros compañeros que se tomen fotos porque conocen a alguien que les puede pagar por ese trabajo, pero siempre les expresan que no se lo comenten a ninguna otra persona “y eso ‘no le digás a nadie’ siempre te va a crear una chispa de que hay un riesgo ahí”.

Pero el tema de la trata de personas no solo abarca la explotación sexual y el trabajo doméstico obligado, aseguró Álvarez, sino también una persona puede ser llevada a mendigar para dar dinero a quienes la tienen en su poder.

HOY intentó contactar a la Policía para saber cómo se están manejando los casos de trata de personas en el país, sin embargo no atendieron a la solicitud.

¿Cómo prevenir?

En Casa Alianza consideran que la mejor manera de prevenir los casos de trata de personas es empapando a la ciudadanía sobre qué significa este mal, sus consecuencias y comunicando que no es un problema ajeno a Nicaragua.

“Hay que llevarle esta información a los colegios principalmente, donde está la gran masa de adolescentes que está en riesgo… Otra manera es tener cuidado con el uso de las redes sociales, los chavalos quieren andar a la moda, estar en facebook, twitter, tener whatsapp, instragram y ellos (los adolescentes) no tienen una conciencia de uso porque se toman fotografías, se exponen y en esto los tratantes y las redes criminales siempre están al acecho”, manifestó Álvarez.

El Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEP) señaló que incluso cuando un ciudadano mira una oferta de trabajo debe indagarse bien dónde es y para qué porque los tratantes pueden utilizar este método para secuestrar a la persona.

“Hay que ver si es una oferta confiable, si es una empresa registrada legalmente. No hay que ir solo a la entrevista, decirle a alguien que lo acompañe o decirle a qué lugar va… Nosotros podríamos tener leyes muy rigurosas, pero la prevención está antes que todo eso”, informó Augusto Will Guillén, asistente de investigación del Ieepp.

Guillén comunicó que algunos lugares vulnerables para que ocurra el delito de trata son los sitios turísticos, como por ejemplo Granada, San Juan del Sur, la zona fronteriza porque son puntos donde se mueven muchos turistas.

Pese a que en la página web de la Policía existen cifras sobre los casos de trata de personas en el país, hay muchos subregistros porque hay víctimas que nunca denunciaron la situación que atravesaron.

“Cuando no denuncian puede ser por miedo y el miedo es un factor psicológico muy fuerte porque si la persona siente miedo se puede paralizar. A veces también no denuncian porque tal vez sufrieron amenazas y entonces creen verídicamente que la amenaza va a ser cumplida”, detalló Marvis Espinoza, psicóloga y terapeuta de Casa Alianza Nicaragua.

Tratamiento

Según la psicóloga y terapeuta Marvis Espinoza la duración del tratamiento de recuperación para la víctima que atravesó un caso de trata va en dependencia del daño que pudo haber sufrido.

“Depende del ritmo de cada quien para trabajar sus heridas, pero generalmente cuando son víctimas de violencia fuerte, sobre todo violencia sexual por ejemplo y como la trata de personas a veces implica una explotación sexual, entonces requiere mayor tiempo, puede durar 2 años, 3 años”, expresó Espinoza.

Agregó que durante todo el proceso de tratamiento se abordan diferentes temáticas para que la víctima poco a poco vaya avanzando.

Una de las modalidades de la trata de personas es vender a las víctimas para cualquier fin. HOY/Uriel Molina.

Cuando las víctimas han atravesado abuso sexual van pasando por etapas, “en la primera es que la persona se sienta segura y para esto se hacen varias sesiones… la segunda etapa es para trabajar el recuerdo, toda la violencia vivida en si, se trabaja el autoestima, el aprender a poner límites, el ejercer el derecho a decir no… también se trabaja el tema de la automutilación porque muchas de ella se lastiman”, aseguró la psicóloga.

En la tercera etapa para ayudar a las víctimas se trabaja con la elaboración de un proyecto de vida, “ya tenés tus metas, tus logros, entonces es como una reconexión pero ya más con la vida”, explicó Espinoza.

Estadísticas de la Policía Nacional
4 casos de trata de personas se denunciaron en el 2016, según datos del anuario de la Policía Nacional. De esta cifra se indica que todos fueron resueltos. 11 denuncias por trata de personas recibió la Policía para el año 2015. De esa cifra se resolvieron todos, según los datos del anuario. 17 casos denunciados hubo en el año 2014, de esta cantidad se resolvieron 16, según la Policía.

...

Notas Relacionadas