El Mercado Negro en el Oriental

Un lugar donde comerciantes se han ganado la mala fama de comprar y vender cosas robadas

Forma parte de los suburbios del mercado Oriental, su nombre define muy bien la actividad comercial que se realiza. “El mercado negro”, un lugar donde se compra y venden artículos de procedencia dudosa.

Los tramos están construidos al estilo favelas (pequeños cuartos hechos de todo tipo de materiales, como láminas de zinc, trozos gigantes de cartones y maderas), el suelo está totalmente cubierto de grasa y suele sentirse pegajoso mientras se avanza caminando.

Pero la historia de este submercado del Oriental empezó a escribirse en los años 80, cuando un grupo de treinta personas buscaron una alternativa de trabajo para sobrevivir en medio de la pobreza.

Sentado en un pequeño banco de metal, limpiando algunas piezas de vehículos con un trapo y con sus manos manchadas de grasa, se encuentra don Justo Emilio Urroz Cárdenas uno de los primeros hombres que llegó a vender al mercado negro.

“Era un predio baldío lleno de monte cuando yo vine a este lugar, fue para inicio de los años 80 que Commema limpió y empezó a repartir los terrenos a personas que vendían dentro del Oriental, pero que no tenían tramos, el comercio en los pequeños establecimientos hechos de madera fue desde un inicio de repuestos de vehículos”, cuenta Urroz.

Al realizar un recorrido por los nueve callejones que conforman el mercado negro y preguntar a los vendedores del por qué de ese nombre, todos coinciden que es por la mala fama que se le ha dado de vender cosas robadas.

“Recuerdo que se bautizó con ese nombre porque se pretendía llamar la atención de las personas, además de que podría significar que se realizaban transacciones ilícitas y las personas tenían la opción de encontrar algo a precio muy bajo”, explica Urroz.

En este sector del mercado Oriental podrá encontrar desde un tornillo hasta el motor de un automóvil. Foto: Carlos Valle.
En este sector del mercado Oriental podrá encontrar desde un tornillo hasta el motor de un automóvil. Foto: Carlos Valle.

Callejones
Pero la fama de este lugar no solo se forjó por los artículos obtenidos de forma ilícita y que luego se comercializaban, sino porque dentro de este, supuestamente, existen varios expendios de droga.

“Además de los tramos donde se comercializan piezas de autos, se formó un caserío donde la Policía ha realizado varios operativos y se ha obtenido la incautación de drogas, aquí se combinan el comercio y los delitos”, expresa Henry Cruz vendedor de repuestos automotrices.

El desempleo llevó a doña Mirna Lozano a formar parte del mercado negro en el Oriental, esta mujer de más de 40 años relata que cuando ella llegó a este lugar, además de ser un predio baldío, era utilizado para descargar los desechos de la ciudad de Managua.

También puede leer: El Callejón de la muerte en el mercado Oriental

“Aquí era como la chureca, los camiones descargaban toneladas de basura que después era quemada. Había un espacio alrededor de dos manzanas, el primer callejón empezó desde el sector de las carnes y así se fueron formando poco a poco los tramos hasta formarse nueve callejones que son los que hoy conforman el mercado negro”, relata Lozano.

Los artículos que se venden son ofertados a bajos precios. Foto: Carlos Valle.
Los artículos que se venden son ofertados a bajos precios. Foto: Carlos Valle.

Inseguridad
Hay quienes deciden no hablar sobre la actividad comercial que se realiza en este lugar, porque según los grupos de seguridad del mercado en cada callejón existen líderes que mantienen controlado todo lo que se realiza en esta parte del mercado.

“Es un negocio complicado y delicado de explicar, porque en su mayoría el producto que se obtiene es porque personas que necesitan el dinero vienen a venderlo a bajos costos, sin embargo nosotros difícilmente podemos comprobar si el producto es de ellos o fue obtenido por medio de algún robo”, menciona Carlos Bravo, comerciante.

Sin embargo doña Mirna Lozano recalca que este mercado no surgió con la necesidad de vender cosas robadas sino artículos usados a bajos costos.

“Desde su origen el nombre de este mercado empezó a agarrar color, sin embargo muchas personas que se dedican a cosas ilícitas en estos tramos son quienes han empañado el trabajo honrado que muchos realizamos”, afirma Bravo.

El mercado negro se ubica de la iglesia El Calvario una cuadra abajo dos cuadras al sur, 75 varas abajo dentro del mercado Oriental.

negro2

Pieza a pieza
De acuerdo con Isidro Martínez, coordinador de seguridad en el Oriental, en varias ocasiones se han realizado operativos en busca de piezas de vehículos que se reportaron como robados, dentro y fuera de Managua, y han aparecido en los tramos del mercado negro desarmados pieza a pieza.

Martínez agrega que no todo el comercio en este lugar es ilícito, porque hay personas que sí se ganan la vida honradamente, pero que se han visto perjudicados por el color que este lugar tiene por los expendios que existen.

En varias ocasiones se han registrado altercados, sin embargo las brigadas de seguridad del mercado se han ido retirando poco a poco de estos callejones por el poco apoyo que los comerciantes han brindado.

...

Notas Relacionadas