Víctimas señalan a dos mujeres nicaragüenses como tratantes

Caso de bares allanados en Costa Rica

Fotos de cuando la Policía tica allanó los bares. HOY/Cortesía Grupo Nación

Josué Bravo
HOY / Costa Rica

5 cuarto los horcones
Uno de los cuartos en los que prostituían a las nicas. HOY/Foto: Cortesía Grupo Nación

Dos nicaragüenses fueron reconocidas como sospechosas de cometer el delito de trata de personas con fines de explotación sexual en Costa Rica, en un proceso judicial realizado en el Tribunal de La Fortuna, de San Carlos.

Las sospechosas reconocidas como presuntas autoras de este delito forman parte de una banda de nicaragüenses detenida el viernes 2 de septiembre por trata de personas para explotación sexual, cuyas víctimas eran en su mayoría mujeres de Nicaragua, aunque también había de Costa Rica y República Dominicana.

“La Fiscalía de La Fortuna informó que las cinco personas sospechosas (no acusadas) de cometer el delito de trata de personas se encuentran cumpliendo prisión preventiva hasta el mes de marzo del 2017, fecha en la cual la Fiscalía solicitaría la prórroga de dicha medida cautelar. La medida (prisión preventiva) ya está en firme, luego de que el Tribunal Penal de San Carlos la confirmara”, informó el Ministerio Público sobre el curso de este proceso.

“Dentro de las diligencias de investigación se realizó un reconocimiento físico con dos de las imputadas, el cual resultó positivo. Sobre este particular no es posible ampliar la información, debido a que la investigación, en la etapa preparatoria, es privada, según lo establece el artículo 295 del Código Procesal Penal”, añadió escuetamente el Ministerio Público.

NEGOCIO FAMILIAR

Durante el operativo realizado en tres bares de La Fortuna, a inicios de septiembre, la Policía Profesional de Migración capturó a cinco nicaragüenses, presuntos miembros de la organización criminal, cuatro de ellos integrantes de una sola familia originaria de León, Nicaragua.

La organización era liderada por dos hermanos de apellidos Rivera Carrión (hombre y mujer). La mujer de 39 años es naturalizada costarricense, el hermano de 37 años tiene cédula de residencia en Costa Rica.

Como miembros de la organización participaban la hija de la líder, también de apellidos Rivera Carrión, de 22 años y naturalizada costarricense; así como dos mujeres de apellidos Hernández González y Hernández Valle, una de ellas esposa de Rivera Carrión. Ambas se encontraban ilegales en Costa Rica.

Cortesía Grupo Nación
Un condón usado en uno de los cuartos de los bares. HOY/Cortesía Grupo Nación

DROGADAS

El Ministerio Público costarricense informó que de las 30 mujeres encontradas en los tres bares allanados, 14 son víctimas de trata de personas con fines de explotación sexual, de las cuales 11 son nicaragüenses, dos ticas y una dominicana.

Las mujeres eran drogadas para que mejoraran su rendimiento sexual con sus clientes, confirmó la fiscal del caso Natalia Álvarez.

El Ministerio Público no amplió sobre quiénes habrían sido las mujeres identificadas en el proceso de reconocimiento, como presuntas autoras del delito de tráfico de personas con fines de explotación sexual.
Irene Villalobos Ulate, defensora de los cinco sospechosos, tampoco quiso ampliar detalles del proceso judicial. Sí confirmó el reconocimiento de las dos sospechosas, el cual, explicó, se realizó la tarde del pasado 7 de octubre en el Juzgado de La Fortuna.

...

Notas Relacionadas