Seis años de cárcel a Wanky por secuestro de bebé en hospital

Encubridora fue sentenciada a tres años de cárcel

Wanky

Wanky Monge y su marido recibieron la pena máxima de 6 años de cárcel por secuestrar a un bebé del Hospital Alemán Nicaragüense. Los cómplices y una encubridora también recibieron lo suyo.HOY/Foto: Alejandro Flores

DSC09920
Wanky Monge y su marido recibieron la pena máxima de 6 años de cárcel por secuestrar a un bebé del Hospital Alemán Nicaragüense. Los cómplices y una encubridora también recibieron lo suyo.HOY/Foto: Alejandro Flores

Alejandro Flores Valle

HOY

Aunque la madre del bebé Betzael Orozco Flores (quien estuvo secuestrado 39 días) hubiese deseado una pena mayor para los secuestradores de su hijo, a ella le quedó el buen sabor de que se hizo algo de justicia contra los autores del rapto y los cómplices, porque a estos se les impuso la pena máxima.

Los que recibieron la mayor pena por ser coautores del delito de secuestro simple fueron Wanky Monge Altamirano y su pareja Tupac Amaru Murillo, quienes fueron sentenciados a seis años de prisión, que equivale a la pena máxima por ese delito.

Wanky y Tupac, en la comisión del hecho, actuaron con alevosía porque se aprovecharon del estado de indefensión del bebé, al secuestrarlo del Hospital Alemán Nicaragüense; además actuaron con cautela y planificación, porque Wanky hasta se vistió de doctora para burlar a la familia y a las autoridad del centro asistencial para llevarse al bebé, explicó el juez Sexto Distrito Penal de Juicio, Ernesto Rodríguez, durante la lectura de sentencia que leyó ayer.

Esta pareja deberá pagar su condena de manera provisional hasta el 11 de julio del año 2022.

Los abogados defensores expresaron que apelarán la sentencia.

Los cómplices

En el caso de los cómplices del secuestro, Julia Monge (hermana de Wanky) y Mario Muñoz, el judicial señaló que actuaron con alevosía y superioridad como cómplices del secuestro del bebé, y por eso, les impuso la pena máxima de 3 años de encierro por este delito.

La sanción penal contra estos expirará de manera provisional el 11 de julio del 2019.

Finalmente, Ana Guadalupe García, quien era supervisora del área de Nutrición del Hospital Alemán Nicaragüense, fue sentenciada a tres años de prisión por ser encubridora del secuestro del bebé y también fue inhabilitada de ejercer cualquier cargo público, por el mismo período. La pena contra esta expirará de manera provisional, el 11 de julio del 2019.

DSC09918
Ana Guadalupe García, encubridora del secuestro, fue sentenciada a tres años de prisión. HOY/Foto: Alejandro Flores

Cambiar las leyes

Marianela Flores, madre del bebé, dijo que se deben cambiar las leyes de nuestro país, porque considera que fue muy poquita la pena que se le dio a los secuestradores.

Recomendó a las mujeres que van a dar a luz a sus hijos en los hospitales que estén pendientes de cualquier persona sospechosa.

Dio gracias a Dios que su bebé actualmente está bien de salud, “está bien sano, está gordito”, expresó Marianela.

Comentó que su marido está fuera del país por problemas económicos a raíz de que fue secuestrado su hijo, “esto (secuestro del bebé) nos ha afectado, tanto emocionalmente, como de la bolsa (económicamente)”, dijo Flores.

Expresó que aunque su marido está trabajando en Costa Rica, ella y su bebé no viajarán a ese país, porque no es recomendable, debido a que el niño está muy pequeño.

La madre del bebé considera que el trabajo de la Fiscalía y la Policía estuvo bueno, “les doy gracias a ellos (Fiscalía y Policía) porque se hizo justicia”, señaló Marianela.

Los hechos

Según la Fiscalía, los hechos se desarrollaron desde el pasado 31 de mayo, cuando Marianela Flores dio a luz al bebé víctima, a las 5:30 p.m., y ese mismo día Wanky Monge llegó al hospital con su pareja Tupac Murillo para sustraer a un bebé. El acusado fue a dejarla a eso de las 11:00 a.m. de ese día.

La acusada Julia Monge, por ser enfermera de dicho centro hospitalario, introdujo a su hermana Wanky al hospital y la llevó al área de Lavandería, donde trabajaba el acusado Mario Muñoz, quien le facilitó una pijama, camisa, una boquilla y un gorro para aparentar que era médico del hospital y tener acceso a áreas restringidas sin ser identificada por el personal de vigilancia. Ahí pasó la noche identificando a su víctima.

El primero de junio, a eso de las 6:00 a.m., Wanky se presentó a la cama 54 de la Sala de Maternidad, donde estaba el bebé con su mamá y una abuelita y preguntó si ya había sido vacunado. Como la respuesta fue negativa dijo que más tarde iría a traerlo.

A las 6:45 a.m. se encontró con la abuelita del bebé y le dijo que se lo llevara porque tenía que ir a vacunarlo. La señora se lo entregó y la acusada se introdujo a Neonato y le dijo a la señora que llegara a traerlo a las 11:00 a.m.

Cuando la abuela se fue, Wanky llamó a Murillo, quien llegó a sacarla del hospital y se fueron con el bebé

La encubridora

Según las pruebas del Ministerio Público, Ana Guadalupe García, quien se desempeñaba como supervisora del área de Nutrición del Hospital Alemán Nicaragüense, se enteró que Wanky raptó al bebé por boca del acusado Mario Muñoz, quien es su yerno, y a pesar de que sabía que las autoridades policiales estaban investigando el caso, no informó a las autoridades del hospital ni a la Policía de lo que había sucedido con el bebé.

DSC09925
Marianela Flores (der.), madre del bebé, estuvo en la lectura de la sentencia, junto a los fiscales.HOY/Foto: Alejandro Flores

...

Notas Relacionadas