Tradición familiar

Una enfermedad lo llevó a afianzar su fe y ahora la comparte con sus nietas y bisnietas

Tradición familiar

Juana Huete Sequeira

HOY

Luis Antonio Navorío tenía seis años cuando le diagnosticaron por segunda vez tifodea, fue en ese momento en el que toda su familia lo entregó a Santo Domingo.

Los pronósticos no eran favorables, pero la fe que rodeaba a toda la familia venía de la más fuerte, su “mamá vieja”, así llamaba a su bisabuela.

“Ella era un roble, su fortaleza y su fe eran la que siempre lograban que todos saliéramos adelante, así que fue ella la que prometió que yo bailaría toda mi vida para él si me sanaba”, expresa don Luis.

Y es que por la sangre de este comerciante corre el folclor pues su padre era originario de Masaya.

En el mercado

Don Luis tiene una pulpería en la zona del barrio Los Ángeles, donde también vive con su esposa, sus hijas, sus nietas y bisnieta.

“Desde niño he vivido aquí, en este que era un barrio más de Managua y ahora es parte del Oriental, me ha tocado vivir cada uno de los cambios que ha sufrido mi barrio”, recuerda Navorío.

Para este devoto de Santo Domingo ver que el mercado se ha comido las cuadras y ahora solo le rodean canastos donde él se propuso construir su casa junto con su esposa no le es tan malo.

“Para mí, una de las cosas buenas es que por aquí en la esquina pasa mi santo querido y ahora que estoy viejo y no puedo caminar tanto me es una gran ventaja”, asegura este promesante.

A pesar que su baile solo puede realizarlo por pocos minutos ya no se preocupa pues sus hijas y nietas han seguido su tradición.

Desde la más grande hasta la más pequeña del hogar de don Luis bailan al ritmo del folclor que regalan todos los años las fiestas del santo patrono.

...

Notas Relacionadas