“Chocolatito” se adapta a las condiciones de Big Bear

Arnulfo Obando planificó 120 rounds de guanteo para esta preparación

ENTRENOCHOCO

HOY

“Ya me voy sintiendo mejor”, le dijo Román “Chocolatito” González a su entrenador Arnulfo Obando ayer por la mañana después de correr a más de seis mil pies de altura en las montañas de Big Bear. Ya no siente en la garganta ese nudo opresivo que le daba la sensación de no poder respirar, como si fuera un asmático.

Según informó Obando hoy, “Chocolatito” guanteará seis rounds con un peleador de la escuadra de Abel Sánchez, entrenador de Gennady Golovkin, quien llegó a la concentración hace dos días, se abrazó con Román, por las mañanas han corrido juntos, pero entrenan en el gimnasio cada uno por su lado, en distintos horarios.

En total son 120 rounds de guanteo los que Obando definió en este plan de entrenamiento para la pelea con Carlos Cuadras. El jueves o el viernes Marcos Caballero, desde Coachella, California, llevará al campamento dos peleadores amateurs de gran calidad como sparrings, y su hijo Rommel se sumará a la concentración la próxima semana.

“MEJOR QUE LLOREN EN SU CASA”

“Es un hecho que Cuadras se va a correr, es alguien que se mueve mucho, estamos buscando sparrings con ese perfil, para que Román se vaya acostumbrando a esa dinámica, lo quiero más rápido y más certero”, dice Arnulfo, con la voz adormilada desde Los Ángeles. A su lado, su pupilo almuerza pollo con vegetales.

La noche del lunes el equipo se dedicó a ver las peleas de Cuadras con Luis “El Nica” Concepción y con Koki Eto. “Le tengo que decir a Cuadras que ante Román no se sentirá tan cómodo, no podrá hacer lo que le dé la gana en el cuadrilátero”, comentó Obando.

Y como respuesta a las declaraciones que brindó el mexicano, en las que dijo que “Nicaragua entera va a llorar la derrota de ‘Chocolatito’”, el entrenador formuló un dicho. “Es mejor que lloren en su casa y no en la mía. Este salió hablador”, apuntó con respeto.

...

Notas Relacionadas