Otro ambientalista expulsado de Nicaragua

José María Reyes fue expulsado hacia Honduras tras estar detenido durante dos días

Chema Reyes, es el del centro con camisa blanca. El es coordinador de Veda Verde. HOY/ R. ÁLVAREZ

 

Chema Reyes, es el del centro con camisa blanca. El es coordinador de Veda Verde. HOY/ R. ÁLVAREZ
Chema Reyes, es el del centro con camisa blanca. El es coordinador de Veda Verde. HOY/ R. ÁLVAREZ

HOY

El país no acababa de entender la expulsión de los seis  ambientalistas de la Caravana Mesoamericana para el Buen Vivir, cuando la noche de este miércoles 29 de junio, en redes sociales empezó a circular un escrito del ciudadano residente y promotor ambiental, José María Reyes, con su testimonio sobre su expulsión hacia Honduras, después de haber permanecido detenido durante dos días tras haber sido acusado de posesión de drogas.

“No puedo describir el dolor que invade mi cuerpo con todo lo que ha pasado, en los últimos dos días me separaron brutalmente de la única tierra a la cual he considerado mi país, sin pruebas me acusaron de posesión de drogas, me juzgaron en menos de 36 horas, sin tomarme una sola declaración, sin una investigación, sin dejar defenderme, el colmo sin que me detuvieran con nada en mi bolsillo”, afirmó Reyes, tras referir que “bajo una falsa esperanza de libertad me hicieron firmar un documento, supuestamente mi solicitud para pagar la multa de 158 dólares que debía en Migración”.

Luego la mañana de este jueves 30 de junio, el mismo Reyes ha hecho llegar a amigos y conocidos, un escrito sobre todo lo vivido a partir de las 8:30 a.m, del 27 de junio, cuando un oficial de las fuerzas especiales de la Policía lo detuvo en la segunda entrada de Las Colinas, con su actual pareja.

Según Reyes, de forma violenta el oficial les ordenó que “entregáramos la droga que andábamos”. Pese a la negativa a los cinco minutos llegaron dos policías en una motocicleta “los que nos hacen el mismo requerimiento, a lo cual les contestamos lo mismo, que por favor nos revisen”.

Sin embargo, el primer oficial que los detuvo con lujo de violencia los tiran contra la pared, le golpea para intimidarle y comienza la primera requisa, hasta dentro de los calcetines.

En su relato Reyes asegura que tras varias requisas fue llevado a una delegación policial, la cual no identifica y posteriormente remitido a Migración y Extranjería. Ahí alegó a un funcionario que si bien es cierto su visa expiró hace dos meses, tiene a sus hijos en el país y que es productor musical.La respuesta del funcionario fue: “músico peor aún, sos un vago. Me lleva donde su superior, el cual sin dejarme hablar dice, no me hagas perder el tiempo este es un pinta, mételo a la celda“.

A la frontera

“Llegando a la frontera a eso de las 10:00 p.m., me pasan a manos de otro agente otra vez me sacan fotos y no me dirigen palabra alguna, me vuelven a subir a la camioneta y me dejan en medio de un puente, bajo una oscuridad absoluta, no sin antes amenazarme que si regreso al país no saldré nunca“, señala Reyes en su escrito, tras referir que el miércoles 29 de junio logró contactar a su familia y a su pareja, a quien soltaron el mismo lunes a las 3:00 p.m., sin cargos “pero bajo amenaza que estarían siguiéndola, que llegarían a su casa a allanarla, por lo cual ella ha estado muy estresada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas