Estilista asesinado le tenía miedo a “El Gringo”

Víctima fue asfixiado con una funda amarilla

DSC07531
El acusado Marvin José Ruiz Ayerdis, de 31 años, señalado de asesinar al estilista Kelvin Rivas Pérez. HOY/Alejandro Flores

HOY

Seis meses antes de que el estilista Kelvin Yovany Rivas Pérez, de 26 años, fuese asesinado en una cuartería, les había expresado a varias colegas y a una mujer taxista, que sentía temor por el acusado Marvin José Ruiz Ayerdis, de 31 años, quien también habitaba en el local ubicado en Villa Bulgaria, Managua.

Las estilistas Karina Acevedo y Gema Orozco, quienes ayer declararon ante un tribunal de jurado y el juez Séptimo Distrito de lo Penal de Juicio, Octavio Rothschuh, manifestaron que Rivas Pérez desde septiembre de 2015 les expresó que le tenía miedo a “El Gringo”, quien hasta lo amenazó en varias ocasiones, porque la víctima había expresado que se le estaban perdiendo sus objetos (pantalones) y que sospechaba del sujeto.

“El Gringo”

Las testigos expresaron que la víctima les contó que a los otros inquilinos de la cuartería también se les estaban perdiendo sus pertenencias y que sospechaban de “El Gringo”.

Otra que declaró ayer fue la taxista Irela Cortez González, quien entre llantos dijo que la víctima le expresó en varias ocasiones su temor hacia el acusado Ruiz Ayerdis.

Kelvin-Rivas-Sucesos-estilista-managua
La víctima Kelvin Rivas Pérez (q.e.p.d). HOY/Foto: Archivo.

Según la acusación fiscal, el pasado 6 de febrero a eso de las 2:00 de la madrugada, el acusado Marvin Ruiz Ayerdis se presentó al cuarto que alquilaba el estilista Kelvin Pérez y este al observar al acusado lo hizo pasar al cuarto y la víctima le propuso al acusado sostener relaciones sexuales y se puso boca abajo.

El acusado aprovechó la posición en la que se encontraba la víctima, y con la intención de cumplir las amenazas previas, con su brazo tomó del cuello a la víctima y después le impactó la cabeza y rostro contra la pared; posteriormente el sujeto agarró una funda de una almohada y la colocó alrededor del cuello del estilista y le hizo un nudo hasta asfixiarlo; la víctima cayó sin vida al piso a la orilla de la cama y el ropero, detalla la acusación.

El acusado Marvin sustrajo de una gaveta del ropero de la víctima un teléfono valorado en 300 dólares y después se lo vendió al ciudadano José Canales en 800 córdobas, detalla el escrito de la Fiscalía.

Peritos

El perito biólogo Carlos Jarquín ayer declaró también en juicio y expresó que realizó muestras de sangre, cabello y semen a cuatro investigados y los comparó con los pelos, sangre y semen hallados en la escena del crimen, pero la prueba fue negativa.

...

Notas Relacionadas