Las lluvias, los virus y las influenzas

Comenzaron las lluvias y con ellas, más allá de la alegría de ver agua y el renacer de arroyos, ríos y lagunas, comienzan las enfermedades propias de las mojaduras y las humedades

 

caballo lluvia

HOY

Comenzaron las lluvias y con ellas, más allá de la alegría de ver agua y el renacer de arroyos, ríos y lagunas, así como el reverdecer acrisolado del paisaje, comienzan las enfermedades propias de las mojaduras y las humedades, así como de los descensos bruscos de temperatura… y la más frecuente y grave de estas enfermedades sin dudas es la influenza.

La influenza es una enfermedad muy versátil, causada por diferentes tipos de virus, que afectan a todas las especies, inclusive al hombre, tenemos la influenza humana, la influenza aviar, la influenza porcina, en fin, de todo tipo, pero la que nos interesa en este artículo son las influenzas caninas y equinas.

¿Que tienen de particular las influenzas caninas y equinas?
La influenza canina es una enfermedad nueva en los perros, los primeros casos registrados son del año 2005, y claramente proviene de una mutación del virus de la influenza equina, por lo tanto, es una enfermedad infecciosa, que afecta tanto a caballos como a perros.

¿Cuál es la patología o el daño que producen en perros y caballos esta enfermedad?
La enfermedad comienza como una laringotraqueítis grave, que traducido al castellano es una dolor de garganta fuerte. Si no se atiende enseguida afecta los bronquios y luego los pulmones, convirtiéndose fácilmente en neumonía grave, lo que en la mayoría de los casos lleva a la muerte del animal.

¿Cuáles son los síntomas?
El agudo dolor de garganta lleva antes que nada a una pérdida del apetito, los animales dejan de comer porque les duele tragar, esto lleva a depresión y adelgazamiento, tos, y en el caso de los perros (en los caballos no porque no pueden vomitar) vómito flemoso.
La hipertermia (calentura) es esporádica.

p10

Cuidados y tratamiento

Hay que evitar que los animales se mojen, protéjalos de la lluvia, darles dietas blandas que puedan tragar, fluidoterapia (suero intravenoso), expectorantes, antibióticos y antiinflamatorios esteroideos que mejoren la capacidad respiratoria, también es bueno dar antitusígenos y calmantes locales de la garganta.
Con los síntomas descritos, les recomiendo acudir a la clínica veterinaria más cercana antes de lamentar la pérdida de nuestro animal, mañana es tarde.

Prof. Dr. Enrique Rimbaud erimbaud@gmail.com 22773415/88521488.

...

Notas Relacionadas