¡Alto, no más!

El femicidio es una pandemia que se arraiga y extiende cada vez más en el país

 

09-especial

HOY

Te quiero matar, te quiero ver muerta”, esas fueron las últimas palabras que alcanzó a escuchar Alba Mora Jarquín, de 22 años, el pasado 26 de abril de la boca de su exnovio Óscar López, quien intentó matarla cuando ella caminaba por una de las calles del barrio 3-80, rumbo a su trabajo.

Ella tuvo una relación de diez meses y medio con el hombre que quiso desaparecerla.

Mora Jarquín término su relación con López porque él demasiado la controlaba y la hostigaba, “yo le dije que lo nuestro no podía continuar, que necesitaba su tiempo para reflexionar, en 15 días planeó todo, me sorprendió, cuando sentí me comenzó a acuchillar, no soportaba el dolor, solo gritaba pidiendo que me ayudaran”, relata Mora Jarquín, quien actualmente se encuentra en recuperación.

Este acto ocurrido en la capital y declarado como femicidio frustrado, es solo un pequeño ejemplo de la triste realidad que se vive en el país.

Aunque Nicaragua no tenga la mayor cantidad de muertes violentas en comparación con los países del Istmo Centroamericano, los casos de femicidio son una realidad que no se pueden “maquillar”.

“Las mujeres queremos vivir felices y sin abuso”, es una de las tantas consignas que se escuchan durante las protestas que realizan los diferentes movimientos para exigir a los hombres que se respeten sus derechos, sin embargo, los casos de femicidio (forma más extrema de violencia hacia la mujer) registrados por algunas de las instituciones que luchan por frenar la violencia hacia el sexo femenino, indican que este problema cada vez va en aumento.

ESPECIAL FAM 1

Adelaida Sánchez, comunicadora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), refiere que el ser humano se ha desarrollado dentro de un sistema patriarcal que ha dado paso a que se cometan sañas en contra de la mujer, impulsado por la misoginia (odio o aversión haia las mujeres), lo que provoca que estas sean abusadas, acuchilladas, torturadas, golpeadas, etc.

“La realidad que muchas mujeres viven está muy bien evidenciada, incluso, podemos ver a través de cualquier medio de comunicación cualquier tipo de violencia, presentada de manera burlesca en muchos casos, lo cual incita a continuar con esta grave problemática, ya que solo la educación basada en la no violencia puede combatir la situación”, manifiesta Sánchez.

Preocupante
Las dimensión de este fenómeno no respeta límites, por ende la lucha por defender los derechos de las mujeres a vivir una vida sin violencia continúa.

Reyna Rodríguez, enlace nacional de la Red de Mujeres Contra la Violencia (RMCV), indica que en lo que va del año se han contabilizado 27 mujeres asesinadas en manos de su cónyuge o expareja, número que preocupa, pues el año pasado de enero-abril, se habían registrado 19 casos, donde la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) resultó ser la más afectada.

Ningún acto de violencia debe ser justificado. Para Rodríguez, el deseo de posesión, dominación y control hacia la mujer, son las causas principales por las que el victimario se ensaña contra la víctima, pues no soporta que esta se rehúse a cualquier tipo de agresión.

María José Obando, psicóloga del Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra, explica que muchas de las mujeres que sufren violencia no quieren salir del ciclo, por factores como el miedo, amenaza o manipulación.
Obando recalca que en la mayoría de casos la violencia se empieza a presentar desde la etapa del noviazgo. “Cuando el novio le empieza a revisar el celular a su pareja, cuando le limita a tener amigos, le dice cómo debe vestirse, etc., está siendo violento y desde ahí la mujer debe poner un stop”.

CapturaLa especialista menciona que otra de las causas por las que se comete un acto de femicidio es por el alto índice de machismo y alcoholismo que posee el hombre actual.

Tipos de violencia

Los tipos de violencia que puede sufrir la mujer antes de llegar a un femicidio, es la violencia física (golpes), la psicológica (ofensas, humillaciones, gritos), la económica (el hombre que manda a trabajar a la mujer y le quita todo el dinero o la limita a en cuanto a la quincena), la patrimonial (se ha obtenido un bien juntos y el hombre se quiere apropiar) y la sexual (obligar al acto o bien ser agresivo durante este).

Formas de FemIcidio

Según el estudio “El femicidio en Nicaragua, abordaje y propuestas de indicadores para la acción”, publicado en el 2010 y realizado por la Alianza Intercambios, con colaboración de otras instituciones sin fines de lucro, existen diferentes formas de femicidio: el íntimo y el no íntimo, el primero se manifiesta cuando el asesinato es cometido por el hombre con quien la víctima tenía o tuvo una relación íntima, familiar, de convivencia, o afín a ella y el segundo cuando el asesinato es cometido por el hombre con quien la víctima no tenía relaciones íntimas, familiares, de convivencia o afines a estas.

También se encuentra el femicidio por conexión, se da en el caso de las mujeres que fueron asesinadas en la “línea de fuego” de un hombre tratando de matar a otra mujer; este es el caso de parientes, niñas u otras que trataron de intervenir o que simplemente fueron atrapadas en la acción del femicida.

 

 

Mucho tacto
María José Obando, psicóloga subraya que todas las mujeres que han vivido un femicidio frustrado, deben llevar el mismo proceso que una que no ha llegado a ese punto, pero que sí ha vivido algún tipo de violencia.
Lo primero que la experta recomienda hacer es tomar la decisión por sí sola de poner un alto.

Se debe poner la denuncia en el distrito que le corresponde, el oficial le hará la transferencia a medicina legal, posteriormente será valorada física o psicológicamente por el forense.

Debe esperar entre 8 o 15 días que los resultados lleguen al distrito, luego el oficial debe actuar, hacer las investigaciones y aquí la víctima debe de llevar tres testigos, evidencias, pruebas, llamadas, mensajes, etc. (si las tiene), ya que eso irá de anexo al expediente.

 

 

Captura1

Se pueden hacer acompañar de cualquier movimiento sin fines de lucro que vele por los derechos de las mujeres, los cuales le brindarán todo el acompañamiento en este largo proceso, los cuales se encargarán de brindar toda la ayuda necesaria e incondicional para el fortalecimiento emocional de la mujer.

“Si la mujer decide poner la denuncia, debe de finalizarlo, es un proceso cansado y traumante, pero debe mantenerse firme”, sugiere la experta.

Obando invita a todas las mujeres a que no tengan miedo ni pena, que salgan del ciclo, busquen asesoramiento ya que el único requisito es tener la disposición.

 

“Aconsejo a todas las mujeres que abran bien los ojos, que no se dejen manipular y que siempre busquen ayuda y protección. No quisiera que les pase, lo que me paso a mí”.
Alba Mora
Alba Mora

 

Por si le interesa leer: 

...

Notas Relacionadas