Peregrinos llegan a Popoyuapa en romería de carretas

Movidos por la fe hacia Jesús del Rescate realizan tradicional recorrdio hasta santuario nacional en Rivas.

Al menos unas tres mil personas se movilizan en las carretas que llegan a Popoyuapa. Lissa Villagra

Al menos unas tres mil personas se movilizan en las carretas que llegan a Popoyuapa. Lissa Villagra

Al menos unas tres mil personas se movilizan en las carretas que llegan a Popoyuapa. Lissa Villagra
Al menos unas tres mil personas se movilizan en las carretas que llegan a Popoyuapa. HOY/ Lissa Villagra

Amalia Morales

HOY/ Rivas

Parecía interminable la cola de coloridas carretas peregrinas que días atrás salieron de los confines rurales y urbanos de tres departamentos hacia el Santuario Nacional de Jesús del Rescate, en Popoyuapa, Rivas, adonde llegaron ayer por la mañana y donde se quedarán durante cuatro días.

“Regresamos a la casa el Sábado de Ramos”, dijo Bernarda Bracamonte, de 81 años, que desde hace 38 años ha emprendido este recorrido con sus familiares.

En la caravana venían carretas procedentes de comunidades, barrios y municipios de Masaya, Granada y Carazo. Aleyda Martínez y Joseling García vienen con una prole de 20 personas, casi todos niños, desde Monimbó. Se repartieron en dos carretas en las que además de la gente cabían enseres, alimentos crudos, gallinas, colchonetas y ropa de cama.

Los peregrinos fueron recibidos en un campo que está al lado del santuario de Popoyuapa. Ayer la bendición de bienvenida fue presidida por el cardenal  Leopoldo Brenes, quien agradeció a los peregrinos su devoción y fe.

Popoyuapa140316

Reunión en “Gil González”

En los puntos de descanso establecidos algunos promesantes son visitados por padrinos que les llevan alimentos, víveres o dinero para costear los gastos del recorrido que mueve a más de 3,000 personas. Yorlene Gutiérrez dice que algunos salen inconformes por los regalos de los padrinos, pero que no debería ser así. Este año, alrededor de algunas carretas son visibles pequeños letreros en los que se leen patrocinios de algunos instituciones como el Poder Judicial.

En la víspera de llegar al santuario, las carretas que salen de distintos lugares se juntan a la altura del río Gil González. El domingo a eso de las cinco de la tarde terminan de arribar y a un lado de la carretera se improvisan dormitorios y cocinas y se guardan las carretas y se ponen a descansar a los animales.

Marciano López dice que las alcaldías les mandan agua para la gente y para los animales. En ese campamento se instalan baños portátiles gratuitos. Bernarda Bracamonte dice que las carretas de San Juan de Oriente son unidos y que donde come uno come el resto. La solidaridad es una de las experiencias más gratas del recorrido, según describe la anciana.

Para evitar el agotamiento de los animales, sobre todo en esta época cruda del verano, los recorridos se hacen de madrugada o al caer al noche. Hay bueyes a los que el asfalto maltrata que sus arrieros les improvisan unas botas de hule para que no se liguen sus patas y puede seguir la marcha.

Antes de que amanezca las carretas abandonan el Gil González. Entre dos y tres de la madrugada sale la caravana custodiada por un dispositivo policial que garantiza seguridad a la peregrinación que comienza a llegar a Popoyuapa en las primeras horas de la mañana. La población sale a recibirlo. Se disponen parlantes con canciones religiosas católicas para recibir a las carretas jalan por caballos y bueyes los que, tras varias horas de viajar y arrastrar peso, también parecen agradecer llegar al santuario de Popoyuapa.

Ordenadas   

416 carretas forradas con globos morados y guate de maíz llegaron al lugar.

4,000 o 5,000 pesos cuesta alquilar una carreta con dos bueyes sin incluir el alimento de los animales.

2,500 córdobas es el costo de una carreta jalada por un caballo.

...

Notas Relacionadas