No vidente sigue su lucha por una indemnización

Tiene una semana en huelga de hambre y su salud empieza a empeorar.

Beymar Ortiz es un joven de carácter fuerte que demanda una indemnización a la municipalidad por el daño causado a su vida. HOY/ Mynor García

Beymar Ortiz es un joven de carácter fuerte que demanda una indemnización a la municipalidad por el daño causado a su vida. HOY/ Mynor García
Beymar Ortiz es un joven de carácter fuerte que demanda una indemnización a la municipalidad por el daño causado a su vida. HOY/ Mynor García

Mynor García/ HOY – CARAZO

Beymar Eugenio Ortiz Espinoza es el no vidente que lleva una semana en huelga de hambre sobre la Carretera Panamericana, en el municipio de Dolores y su estado de salud empieza a empeorar.

Este joven de 29 años dice que no ha ingerido ningún tipo de alimento por lo que se siente débil y sufre desmayos.

A este artesano y músico, bajo el ardiente sol, lo acompañan sus amigos y familiares con el objetivo que la alcaldía, a través de los concejales, lo incluya en el presupuesto municipal de este año.

50 mil dólares es la indemnización que Beymar pide al Gobierno municipal o central por el accidente que sufrió en junio del año pasado cuando cayó en un manjol que se encontraba sin su tapa en este municipio y que lo dejó en silla de ruedas.

Para no desvanecer por completo, este ciudadano que ha sido todo un personaje en Carazo mantiene su organismo a base de agua y suero.

También le puede interesar: A un paso del abismo (reportaje especial)

Su cara luce bastante pálida y su cuello quemado, pero su mente lúcida, para expresar que nadie lo detendrá en su lucha que ha sido pacífica y sin ningún vínculo político.

“Aquí nadie ha venido a verme, sería bueno que los diputados sesionen y me den una pensión vitalicia, porque yo sigo aquí sin hacer nada, cuando mi vida era bastante activa”, dijo Ortiz.

Aclaró que es la misma ciudadanía que se compadece de su situación y que se detiene en sus vehículos sobre la vía para darle algún tipo ayuda.

AMENAZAS

Manifestó que a través de su teléfono móvil ha sufrido amenazas de muerte y que por esa razón se ha refugiado en otras viviendas de sus amistades.

“Yo seguiré con mi huelga, hasta que me muera o que me resuelvan, no tiraré la toalla tan fácilmente”, expresó Beymar Ortiz.

...

Notas Relacionadas