Los 7 pecados capitales del sexo

Para evitar que la llama de la pasión pierda su fuerza, el primer paso es:

pareja-770x512

Dicen que el erotismo se apaga, de duerme o se muere en las relaciones estables de pareja. Eso no es del todo cierto. A veces lo matamos. Para evitar que la llama de la pasión pierda su fuerza, el primer paso es tomar consciencia de los 7 pecados capitales que no puedes cometer en tu vida sexual, detalla Discovery Mujer.

Negarte a aprender. Si eres de esas personas que creen que lo saben todo, simplemente te equivocas. La sexualidad es tan compleja que siempre vas a encontrar algún concepto o juego que vaya más allá de lo que conoces.

Descuidar tu imagen y tu higiene. Este es uno de los puntos más obvios y reconocido por todos, pero así y todo se suele descuidar. Recuerda esos tiempos en los que tomabas todos los cuidados para impactar de la mejor manera, y trae al presente esa actitud erótica del pasado. Y ten presente lo siguiente: para que un acto sexual sea placentero y excitante deben darse varias condiciones, pero para cortar el clima, con un solo error o detalle negativo es suficiente.

Dejar todo librado a su suerte. Aunque suene antipático, la tendencia natural del erotismo en la pareja es a tornarse monótono y aburrido. Es por eso que si dejas que las cosas sigan el curso de su propia inercia, lo más probable es que no te vaya bien. Toma las riendas de tu vida sexual, y cambia la actitud. Esa es la base del cambio.

Perder la curiosidad. Si has tenido bastante experiencia individual, o quizás llevas varios años con tu pareja y piensas que ya nada te va a sorprender, vas a perder la motivación por hacer algo distinto. Recupera la curiosidad infantil, explora tu propio cuerpo y el de tu pareja como si fuera la primera vez. Cuestiona tus ideas, pensando que es posible encontrar algo diferente.

Descuidar la intimidad. Si el tiempo y el espacio que comparten como pareja se reduce a cero, será casi imposible que se encienda el piloto del deseo. Es un punto básico y esencial que descuidamos casi sin darnos cuenta, y por lo tanto lo primero que debemos recuperar.

Maltratarse. A veces no se trata de los golpes físicos, sino del maltrato emocional. O peleamos, o hacemos el amor. Si existen conflictos sin resolver que generan violencia, deben tratarse directamente y con ayuda de especialistas en terapias de pareja.

Repetir esquemas. La rutina sexual que en alguna vez les daba placer –incluso mucho- en algún momento se torna predecible y ya no les produce lo mismo. Necesitas darte cuenta cuándo es el momento de introducir variantes a ese guión sexual. La creatividad erótica es fundamental.

...

Notas Relacionadas