Siempre en luna de miel

Las caricias y los besos pueden permitir mantener viva la llama del amor de forma permanente

HOY

 

Es común escuchar a la gente decir que con el paso de los años en las parejas se hacen cada vez menos frecuentes los besos apasionados, los abrazos y las caricias, pero más que ser una regla, esto es una decisión de cada quién.

 

Debido a esa concepción muchos temen la llegada del momento en que la llama se empieza a apagar, sin embargo, no toman en cuenta que ellos mismos pueden marcar la diferencia, haciendo de todos los años venideros un disfrute para ambos integrantes de la pareja.

 

“Los besos y las caricias son una muestra universal del cariño, el afecto, y el amor que sentís por el otro. Es muy importante tomarlas en cuenta a la hora de la relación sexual, porque permiten iniciar el juego previo”, manifiesta Yusisna Duriettz, psicóloga clínica.

 

Por caricia, usted puede tomar en cuenta hasta tocarle el pelo a la persona que ama, porque no hay nadie que conozca mejor las cosas que le gustan, y es ahí donde la comunicación juega un papel clave.

 

Conocerse

 

Con el paso del tiempo y en la convivencia del matrimonio, las personas se van conociendo mejor, los gustos, las preferencias y también aquello que les molesta, son la clave para hacer que las relaciones sean más duraderas.

 

Para ello cada quien debe permitir que la otra persona conozca aquello que la hace feliz, para darle una oportunidad de practicarlo, y esto no aplica solo para las mujeres, sino también a los hombres.

 

“Tiene igual importancia para ambos, tanto el hombre como la mujer quieren sentirse amados, queridos, los dos se sienten bien recibiendo estas muestras de amor, lo que pasa es que por cultura a veces se cree que a ellos no les gusta, pero eso no necesariamente es así”, manifiesta Duriettz.

 

Inclusive, dar una caricia, sin estar pensando en llegar al acto sexual, puede convertir un día normal en uno especial, porque quizá, sin quererlo se llegue a tener ese encuentro no buscado que termina resultando muy placentero.

 

Es comprensible que llegue un punto en que la libido (deseo sexual) baje, sin embargo, esto no significa que usted va a dejar de disfrutar momentos íntimos con su pareja, la luna de miel no debe ser solo el primer año, usted puede extenderla hasta donde desee.

 

Procure de vez en cuando agregar un elemento sorpresa a su relación. Tome en cuenta que quizá una caricia entregada de forma distinta puede ser la pólvora que encienda la llama nuevamente. Puede intentar, por ejemplo, hacer pequeñas sesiones de masaje a su pareja en distintas partes del cuerpo. Recuerde que probando cualquiera de los dos se puede enterar de algo que no les gusta, lo importante es que lo hablen, para que quede claro aquello que no produce placer. Siempre tome en cuenta que no todas las personas son iguales y por eso debe quedar claro que si algo le produce placer a usted, quizá no sea lo mismo con su pareja.

 

Las caricias, y no solo el mismo acto sexual en sí pueden ser motivo para alegrar a cualquiera. En la piel existen nervios que reaccionan al ser tocados, por eso muchas veces siente cosquillas y como que un temblor recorre su cuerpo. No necesariamente dan el mismo placer que la relación sexual, pero pueden relajarlo y hacerlo sentirse más pleno.

 

Tome en cuenta que al final, el coito es un momento corto, pero las caricias y los besos puede extenderlos para afianzar su relación con la persona que ama.

 

Yusisna Duriettz, psicóloga clínica (8787-3462). http://sexualidad.salud180.com/sexualidad/caricias-y-besos-para-una-vida-sexual-plena

 

...

Notas Relacionadas