Casimirri declara

Después de brindar testimonio salió escoltado por policías.

HOY

Antes de que declarara ayer la víctima Alessio Casimirri Labella, en el caso del robo millonario ocurrido en su restaurante La Cueva del Buzo, estuvo esperando su turno, sentado en un lugar del Complejo Judicial Central Managua, que hasta pasó inadvertido para varios reporteros.

 

Cuando la víctima estaba declarando, se le hizo varias tomas fotográficas frente al juez Noveno Distrito Penal de Juicio, Edgard Altamirano.

 

Durante esas tomas fotográficas el judicial no había prohibido que el reportero del Periódico HOY ejerciera su trabajo.

 

Fue hasta después que un trabajador de la Oficina de Gestión de Audiencia (OGA), enviado por el juez Altamirano, manifestó que mandaba a decir que el juez había ordenado que no se le siguiera tomando fotos al testigo y a la vez víctima Alessio Casimirri.

 

Lo golpearon

 

Ayer Alessio Casimirri aseguró en su declaración ante el judicial, que se dio cuenta que lo estaban asaltando y que los sujetos no eran policías, cuando lo empezaron a golpear y hasta les dijo que le quitaran las esposas (chachas) porque lo estaban lastimando.

 

Manifestó que los asaltantes andaban vestidos de policías y algunos hasta portaban grados de capitán, “porque tenían tres estrellas”, recordó Casimirri, en alusión al día del asalto, ocurrido la tarde del 5 de abril de 2014, en el restaurante La Cueva del Buzo, del cual es propietario, de donde se le llevaron 218 mil dólares de la caja fuerte, alhajas, armas de fuego y otras pertenencias.

 

La víctima Casimirri le expresó al juez Altamirano que en la Policía reconoció a los acusados: algunos a través de fotos y a otros en persona.

 

Cuando un testigo reconoce a los acusados en juicio, la fiscal o el procurador le dicen que identifique a los acusados; ayer Casimirri en la sala dijo que reconoció a varios de los acusados que llegaron a su negocio y señaló a dos “pelones” y a otros, pero no dijo sus nombres.

 

Después que declaró la víctima Alessio Casimirri estuvo un rato en la sala; después se retiró de los juzgados escoltado por dos policías hasta la salida del Complejo Judicial. Además del fiscal y el procurador que llevaban el juicio por la parte acusadora; estaban otros dos fiscales sentados aparte y otro procurador que en varias ocasiones tenía contacto con la víctima Casimirri. El procurador Abraham Abarca dijo que él nunca impidió el trabajo del reportero del HOY.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas