El Sexting

El hábito de seducirse a través de mensajes y fotos eróticas en el celular.

 

 

HOY/Internet

 

El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos), producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles.

 

Desde el origen de los medios de comunicación, las personas los han usado para enviar contenidos de tipo sexual (eróticos, pornográficos, etc.), pero con el uso de las redes sociales ahora surge un peligro: la difusión masiva e incontrolada de dichos contenidos.

 

Normalmente quienes más las utilizan son los adolescentes, pero ¿por qué lo hacen? ¿qué los empuja a ello? La respuesta no es fácil, ya que es una práctica reciente sobre la que aún no hay estudios concluyentes, pero pueden influir uno o varios de estos factores.

 

Primero que creen que las imágenes del cel están seguras y no son capaces de proyectar, imaginar, las variadas formas en que esa imagen puede salir del dispositivo. Un robo, un error, una broma, un extravío… o la voluntad de su propietario.

 

Además confían plenamente en la discreción —cuando no en el amor eterno profesado— por parte del destinatario del envío. Carecen de experiencia vital suficiente que les invite a pensar en que las cosas, en la vida, cambian por muy diversos factores. Si encima de eso tomamos en cuenta que están en la plenitud hormonal, nos encontramos con una combinación poco recomendables.

 

Sexualización de la imagen

 

Diversos expertos y estudios, han dicho que otro de los factores que impulsan el sexting, es el contexto cultural en el que crecen muchos adolescentes, donde existe un marcado culto al cuerpo, a las celebridades, y en el que los medios de comunicación de masas (sobre todo la TV) promueven la idea de que tener el mejor cuerpo, implica tener mayor número de amigos.

 

El hecho de que muchas estrellas del deporte, el cine o la música realicen sexting y esto se trasmita por los medios, contribuye a normalizar e incluso dar cierto aire de prestigio a dicha actividad entre los adolescentes.

 

Un estudio de 2009 del Internet & American Life Project del Pew Research Center apuntaba que los adolescentes podrían tomar las imágenes de sexting como un sustituto de las relaciones sexuales, al tiempo que se están usando como una especie de moneda emocional, que necesitan pagar para mantener una relación.

 

La organización británica Oldham Safeguarding Children’s Board también ha apuntado que los adolescentes consideran el sexting una especie de forma de sexo seguro, pese a los notorios riesgos que implica. Otros estudios descartan que el sexting sea un sustituto del sexo físico y lo consideran parte de un conjunto de prácticas sexuales de riesgo.

 

Noviazgo Coqueteo Lucimiento Impulsividad Presión de los amigos Venganza Intimidación Chantaje

 

Según el Centro de Investigación sobre Delitos contra los niños la ruptura de una pareja es una causa frecuente de los casos de sexting distribuido sin autorización que llegan a manos de la policía en los EE. UU. En un 33% de los casos que llegaron a la policía estadounidense en 2008 y 2009 no existen agravantes y son más bien debidos al interés por experimentar, a una relación sexual de pareja o al flirteo. Los investigadores de esta entidad llaman la atención sobre los casos de menores muy jóvenes que están usando el sexting para llamar la atención de los demás. Una investigación publicada en 2011 por UNICEF señalaba que los jóvenes se sienten a menudo más cómodos compartiendo informaciones íntimas o comportándose de una manera sexualizada online, que fuera de la Red y que hay un número significativo de adolescentes que están publicando imágenes suyas de tono sexual en la Red. Según el Child Explotation and Online Protection Centre británico, el 38% de los chicos entre 11 y 17 años han recibido mensajes de móvil o de correo electrónico con contenido sexual explícito y el 70% conocían al remitente.

 

...

Notas Relacionadas