Para pasarla bien

Algunas artesanías le ponen muchos colores al verano

 

Dorling López Rivera

HOY

Las hamacas, chinos, perezosas, petates y bancos son algunos de los productos más demandados en el sector de artesanías del Mercado Roberto Huembes.

“La gente se prepara para pasar sus vacaciones descansando en la casa o para ir a la playa, pero para ambas actividades necesitan algunos de nuestros artículos para pasársela al cien”, comenta Sonia López.

Las hamacas con tejido de manila gruesa y las de fibra doble son las más vistosas y costosas estas valen 1,200 y 1,400 córdobas. Las de manila gruesa con bola de madera y las de tela gruesa cuestan 600 y 480 pesos respectivamente. Las hamacas más sencillas de un solo tejido valen de 280 a 300 córdobas dependiendo de que tanto regatee el cliente.

variedad

Los chinos cuestan 280 córdobas y las perezosas las encuentra entre 400 y 720 córdobas las más pequeñas, estos son unos de los productos más llamativos del mercado por su vivos colores y sencillos tejidos.

Las cortinas de bambú quemadas valen 620 córdobas, las naturales 380 pesos, combinada 480 córdobas.

Los petates de tule con tejidos decorados grandes los encuentran en 300 córdobas y más comunes grandes 130 pesos y los más pequeños 110 córdobas.

Los sombreros de palma y pita los encuentran entre 60 y 180 córdobas cada uno.

“Hay sombreros grandísimos que son para evitar quemarse el rostro, están los de dama con detalles finos y los más comunes de los niños, que también se usan para bailar folclor”, comenta Luisa Flores.

Un producto que se está vendiendo como pan caliente son los banquitos playeros y los abanicos de palmas.

“Los banquitos pequeños playeros cuestan 75 córdobas y los abanicos 35 y 45 pesos dependiendo del tamaño y el trabajo que lleve”, dice López.

Vestimenta

Además de garantizarse el descanso, los clientes del sector de artesanías también cuidan de sus apariencia por eso la venta de ropa de manta ha aumentado.

Los vestidos de manta en blanco o a todo color los encuentran hasta en 220 pesos y los bolsos que hacen juego con esta vestimenta cuestan 280 córdobas.

“Los nacionales y los extranjeros están consumiendo casi igual porque es cierto que los turistas compran más cantidades, pero los nicas casi diario consumen uno de nuestros productos por eso decimos que la venta a ambos está pareja”, dice Douglas López.

 

A veranear tranquilos

“Las ventas están bien movidas por eso esperamos que este año no pase nada relevante que perturbe las vacaciones de nuestros clientes. Ojalá que nada nos mate el negocio esta vez”, comenta María Lourdes Pérez, al recordar los sismos del año pasado.
Los precios de los productos están accesibles y se ajustan a todo tipo de bolsillo.

...

Notas Relacionadas