CPF muere encerrado

No había manera que el CPF pudiera salir del negocio. La Policía investiga el caso.

 

Wilih Narváez
HOY

Tener una llave en sus manos probablemente era lo que deseaba José Santos Hernández (64) años, para abrir uno de los inmensos portones del negocio que cuidaba, para que alguien lo socorriera.

El guarda de seguridad fue encontrado sin vida la mañana de ayer en un taller ubicado en el barrio Ducualí de Managua.

Este hombre era hipertenso. La tarde del domingo su hijo menor llegó a dejarle comida. Como el vigilante nunca tenía llave, su vástago le pasó la pana con comida por debajo del portón.

Sus hijos, enardecidos al enterarse de la noticia, llegaron al negocio para reclamarles a los propietarios.

“Eran unos grandes desconfiados, el dueño nunca le dejaba llave”, dijo Mirtha Estrada, familiar del fallecido.

La Policía del Distrito Cuatro investiga el caso, los familiares no permitieron que su cuerpo fuera llevado a Medicina Legal.

Los hijos de don José recordaron que en una ocasión su padre también estuvo mal de salud y que dejó el arma botada para buscar ayuda, razón por la cual ya no le dejaban llave.

La esposa del dueño del negocio dijo que le dieron la llave a la empresa que había asignado a don José en ese local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas