Dulces de semana santa

Les hace agua la boca a todos los que pasan.

 

 

HOY

 

En el corazón del Mercado Roberto Huembes, se encuentran bien atesorados los almíbares y manjares que a cualquier mortal le hacen agua la boca. Estas delicias están a la venta todo el año, pero es en Semana Santa cuando son más solicitados, debido a las tradiciones de consumir las frutas de verano en miel.

 

Papaya, coco, icaco en miel son parte de la oferta de Dulcería la Granadina, nombre que se le puso en homenaje al lugar de origen de Lucía Urtecho Calderón, la hacedora de todos estos dulces o postres. La granadina desde hace 35 años comenzó con la venta de estos productos para quitarle el antojo a más de uno de sus clientes.

 

Para chuparse los dedos

 

De acuerdo a Maricela Zúniga, nieta que ha heredado la buena cuchara de Urtecho, en estos días los clientes ya están preparándose para la tradicional temporada del almíbar.

 

“En este momento el almíbar es lo más solicitado seguido del jocote, papaya, el mango, grosella y nancite en miel”, señala la simpática joven.

 

Si usted solo quiere quitarse el antojo de algo dulce puede comprar una pequeña porción de veinte córdobas de cualquiera de estos productos, pero si usted es de un apetito insaciable tiene la opción de comprar una libra de cualquiera de estas delicias, que en su mayoría cuestan 100 córdobas.

 

Por no estar en temporada el jocote en miel es el que sale un poco más caro a 120 córdobas la libra.

 

“El jocote y el mango están caros porque no están en flota. Por ejemplo hacer un almíbar casero con una docena de papaya le sale caro a la población lo mínimo que puede gastar son unos 500 córdobas más lo que tiene que invertir en azúcar y además le va a salir una cantidad reducida. Al final es más el trabajo de hacerlo que lo que van a comer”, adelanta la joven comerciante.

 

La experta en dulcería comenta que con el incremento de los precios de las frutas tropicales, del azúcar y los atados de dulce, la ganancia que les queda es mínima.

 

“Realmente que al final uno lo hace porque nos gusta mantener la tradición de la dulcería nicaragüense”, comparte Zúniga.

 

En esta dulcería con rico sabor a pueblo, los clientes salen satisfechos ya que cuando compran por mayor la libra de almíbar , para llevar al mar o comerlo en la tranquilidad del hogar, este le sale más favorable y hasta se lo llevan con ipegüe.

 

Para los que gustan de sabores más exóticos está la toronja en miel que sale a 120 la libra y treinta y cincuenta pesos el pedazo dependiendo del tamaño y el icaco en miel y coco en miel le sale a 100 córdobas la libra.

 

Los aromáticos nancites en miel salen a 120 córdobas la libra y veinte pesos la bolsita.

 

“La idea es satisfacer el gusto del cliente. Por eso entre mayor sea la cantidad mejor es el beneficio para los compradores”, asegura la nieta de Urtecho.

 

Dulce tentación

 

En este dulce rinconcito encuentran manjares de todos los sabores y colores acompañados de riquísimas cajetas y rosquetes.

 

“La cajeta de coco sale a cinco pesos la unidad, pero es calidad de cajeta. Por mayor le sale a 150 la libra”, dice Zúniga.

 

Por su parte Fernando Chamorro, confiesa que lleva años llegando a este puesto para endulzarse la vida.

 

Atolillo, atol de piñuela, arroz de leche son parte del menú de postres que él disfruta en este lugar.

 

“Ya perdí la cuenta de cuando empecé a venir. Solo sé que trato de venir siempre especialmente en diciembre para comprar los dulces para la Purísima”, confiesa Chamorro, un fiel cliente de Dulcería la Granadina.

 

En el sector de los tiangues del Roberto Huembes los compradores pueden darse el lujo de pecar probando cada delicia de los dulces que son cocinados con gran esmero para ponerle un poquito de sabor a la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas