Ellos también sufren

Los calorazos tienen un efecto negativo en la salud de los animales.

HOY

 

Las altas temperaturas propias del verano, no solo fatigan a las personas poniéndolas en riesgo de sufrir un infarto, los animales domésticos también sufren y hasta pueden morir si sus dueños no toman las medidas adecuadas.

 

Cuando un animal, no importa la raza, está expuestos durante mucho tiempo al sol sufren deshidratación, sobre todo aquellos que son obligados a realizar mucha actividad física, como los caballos carretoneros, por ejemplo, afirma Carlos Molina, médico veterinario.

 

En el caso de estos animales, el doctor recomienda que sus dueños caminen galones con agua para poder mantenerlos hidratados. Con los perros el asunto es otro, aquí el nivel de deshidratación depende de la raza , los Cookie Siberiano, el Alaskan de Malamute, el Samoyedo y el Chow chow deben tener abundante agua fresca todo el día porque ellos son de clima frío.

 

En el caso de los perros criollos que tienen poco pelo es menos probable que se deshidraten, pero no por ello se debe descuidar que estén en sitios frescos y con un recipiente de agua limpia.

 

Es mejor prevenir

 

Para saber si el animal está necesitando hidratarse basta con monitorear su jadeo, pues como el 60% de su cuerpo es agua y ellos no sudan, su forma de regular la temperatura corporal es a través de la lengua.

 

En el caso de los gatos que son animales independientes, los dueños no deben preocuparse mucho pues ellos mismos buscan como rehidratarse, ya sea en su casa o fuera de ella.

 

Cuando el animal sufre una deshidratación severa al igual que los humanos, puede morir de un infarto, sufrir de un paro renal, desmayos y problemas respiratorios, explica el doctor Molina.

 

La única forma de evitar que todo esto ocurra es no dejarlos amarrados en el sol, procurar hacerles un refugio bajo sombra y proporcionarles agua a libre demanda.

 

...

Notas Relacionadas