El año del dengue

Alejandra, a quien llamaremos así para proteger su identidad, es una niña de 4 años que forma parte de las más de 8,000 personas que se enfermaron de dengue en el 2013. Sin embargo, durante su enfermedad los médicos no indicaron a sus familiares qué serotipo portaba.

HOY

 

Alejandra, a quien llamaremos así para proteger su identidad, es una niña de 4 años que forma parte de las más de 8,000 personas que se enfermaron de dengue en el 2013. Sin embargo, durante su enfermedad los médicos no indicaron a sus familiares qué serotipo portaba.

 

Un jueves por la tarde, la pequeña inició con síntomas de alarma por la enfermedad: vómito, calentura y también tenía sus manos y pies helados. Debido a su condición, su mamá decidió llevarla inmediatamente al centro de salud más cercano, de ahí la remitieron al hospital.

 

La pequeña pasó internada durante 13 días, en los cuales adquirió una infección que la mantuvo aún más delicada de salud; no obstante, sus ganas de vivir le permitieron salir victoriosa de la enfermedad.

 

Alejandra tuvo la dicha de formar parte de los casos que no se rindieron ante la muerte; sin embargo, hasta el 5 de diciembre, según datos de las autoridades de salud, 20 nicaragüenses no soportaron la agresividad con la que el dengue atacó su cuerpo.

 

A inicios del 2013, el Gobierno de Nicaragua lanzó la campaña nacional Vivir Limpio, Vivir Sano, Vivir Bonito, Vivir Bien; no obstante, nuestro país no vivió “tan bonito” este año por el número de muertes y casos positivos de dengue que se presentaron.

 

Según la codirectora del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (Cisas), Ana Quirós, en la campaña Vivir Bonito se plantean dos grandes objetivos que son esenciales para la prevención de enfermedades; no obstante, ninguno se ha cumplido.

 

Uno de los objetivos se centra en desarrollar una cultura nacional de prevención y protección a la salud de los nicaragüenses, el otro es profundizar el modelo de participación ciudadana en las acciones de salud.

 

“Estos dos objetivos son básicos para tener un modelo integral de salud; sin embargo, a estos dos es a los que menos atención se les ha prestado (…), porque si nos vamos a ver el presupuesto del Ministerio de Salud (Minsa) nos encontramos que para educación y prevención se destina un porcentaje pequeño”, señaló Quirós.

 

PREVENCIÓN EN ÚLTIMO LUGAR

 

En 2013, al Minsa se le entregaron 7,927,967,471 córdobas del Presupuesto General de la República, de esa cantidad el monto más bajo en la división de los gastos se le otorgó al área de promoción de la salud y prevención de enfermedades, que recibió 168,419,282 córdobas.

 

Este monto contradice en cierta parte los objetivos de la campaña Vivir Bonito que pretende crear en la población el hábito de educarse en temas de prevención para evitar enfermedades.

 

Hasta el momento la campaña está desarrollándose “de manera integral”, dependiendo del escenario en que se presente, indicó el director del Sistema Nacional para la Prevención Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Guillermo González.

 

“De alguna manera, la limpieza en general viene expresándose, pero no solo desde el punto de vista de quitar la basura, sino agregarle elementos que hagan que el medioambiente se mire diferente, el adorno de jardines, el corte de los árboles (…). Vivir bonito más allá de pensar solo estar limpio”, explicó González.

 

No obstante, el hecho de no vivir limpio es lo que también provocó que en este año se decretaran dos alertas por causa del dengue,

 

El 2 de julio de este, año el Gobierno emitió la primera alerta epidemiológica por el aumento de casos de dengue y por la aparición del serotipo 2, que provoca formas graves de la enfermedad. Hasta esa fecha ya se reportaban más de 1,000 casos. La segunda alerta roja sanitaria se dio el pasado 24 de octubre, donde los afectados eran más 4,272 y se registraban 13 muertes.

 

Las cifras alarmantes provocaron que diferentes instituciones se unieran a la lucha contra el dengue, debido a que la campaña Vivir Bonito no tuvo los resultados que se esperaban.

 

Proceso lento

 

El 11 de noviembre, la Red Nica Salud se sumó a los esfuerzos para evitar que el dengue continuara extendiéndose, por ello lanzaron la campaña: Con la Lupa de Zorongo, que se trabajó en diferentes comunidades del territorio nacional analizando si las personas tienen en sus viviendas recipientes que pueden tener criaderos.

 

Según Josefina Bonilla, directora de la Red, el proceso de cambio de mentalidad que desea crear el Gobierno en la población para que existan verdaderos hábitos de limpieza es lento, pero aún hace falta mayor creatividad para que los ciudadanos apliquen las estrategias que está desarrollando la campaña Vivir Bien.

 

“No solo es tener la campaña de comunicación que declare Vivir Bonito, Vivir Limpio, sino que tengamos muchas acciones que ayuden a cambiar el comportamiento, pero para eso hay dos metodologías de cambio de comportamiento y nosotros tenemos que saber en primer lugar si la gente quiere cambiar o no y qué concepto tienen de vivir bien”, explicó Bonilla.

 

Agregó que el Gobierno debe trabajar en dar una mejor información para que los ciudadanos sepan por qué el “vivir bonito, vivir limpio nos ayudaría a tener mejor salud mental, física (…). Si no se hace un trabajo de mucha conciencia (por parte del Gobierno), no voy a querer vivir limpio”, señaló la directora.

 

DEBEN MEJORAR ESTRATEGIAS

 

Para obtener la atención y la participación de las personas en la campañas de prevención de enfermedades, la Red Nica Salud ha realizado concursos de “casas saludables y casas limpias” en algunas comunidades rurales para que sus habitantes realmente sepan qué objetos deben eliminar para evitar cualquier tipo de enfermedad. “Este tipo de acciones son parte de las actividades que el Gobierno en coordinación con el Minsa debe ejecutar”, dijo Bonilla.

 

“El proceso de cambio es poco a poco, pero todo depende de cuántos recursos pongamos en una campaña porque si hay suficientes su efecto puede ser más rápido (…). El llamado es a que nosotros todo el año estemos trabajando en función de esto (…), no vamos a decir que porque ya no hay mosquitos vamos a dejar el agua en un traste viejo”, señaló la directora.

 

Este año la epidemia del dengue sorprendió por las 20 muertes y según la codirectora de Cisas, Ana Quirós, la razón se debe a que el Gobierno no puso tanta atención a la temática de prevención, pese al lanzamiento de la campaña Vivir Bonito.

 

Hasta el mediodía del pasado 5 de diciembre, la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, dijo que hasta ese día ya se contabilizaban 8,481 casos de dengue confirmados, 420 personas con sospecha y tres en estado grave.

 

...

Notas Relacionadas