Fue grandioso

Los brasileños deben estar preocupados. Heredar la antorcha olímpica después de Londres le plantea a Río de Janeiro, sede de los Juegos de 2016, un nuevo nivel de desafíos no solo en la organización, sino especialmente en lo deportivo.

La cuenta regresiva para los Juegos Olímpicos de Río 2016 ya comienza.
AP

 

HOY/AP

 

 

Los brasileños deben estar preocupados. Heredar la antorcha olímpica después de Londres le plantea a Río de Janeiro, sede de los Juegos de 2016, un nuevo nivel de desafíos no solo en la organización, sino especialmente en lo deportivo.

 

La capital británica cierra los juegos con una imagen reluciente como el oro que brilló sobre el pecho de sus atletas. Una presencia festiva de público en los eventos, una organización casi impecable, y un cuadro de medallas que Gran Bretaña nunca había logrado, superado solo por las potencias Estados Unidos y China.

 

LA INVERSIÓN

 

 

Río de Janeiro está observando cada detalle de lo sucedido en Londres con la expectativa de emular sus éxitos y evitar sus desaciertos.

 

Una de las sedes olímpicas, el estadio Maracaná, deberá estar listo con aún más anticipación, porque servirá de sede para el Mundial de 2014 en Brasil. El histórico estadio de Río está siendo reformar para albergar la final de la Copa del Mundo.

 

El gobierno brasileño, junto al Comité Olímpico Internacional, proyectó inversiones para los juegos por 14,400 millones de dólares, incluyendo 2,800 millones del sector privado y el resto procedente del sector público.

 

...

Notas Relacionadas