A volar sobre telas

Todas las mañanas en el parque Las Madres, bajo la sombra de un palo de chilamate, un grupo de jóvenes se reúne para hacer complicadas y vistosas coreografías acrobáticas suspendidos en una tela de 14 metros de largo que cuelga del gran árbol.

En tela se pueden hacer las figuras de bebé, el capullo, el Cristo, Peter Pan, griega, entre otras.
Carlos Herrera/ Fotoarte. Félix Castillo

HOY

 

 

Todas las mañanas en el parque Las Madres, bajo la sombra de un palo de chilamate, un grupo de jóvenes se reúne para hacer complicadas y vistosas coreografías acrobáticas suspendidos en una tela de 14 metros de largo que cuelga del gran árbol.

 

“Es difícil, pero con trabajo constante vas encontrando la técnica para interactuar con la tela y el hecho de hacer esto al aire libre me relaja, libera y llena de energía”, comenta Manoli Gutiérrez, aprendiz de tela y teatrista.

 

un semillero

 

 

Los integrantes del Club del Clown son los pioneros que están formando al semillero de talento que se están atreviendo a volar en tela. Más de 77 estudiantes se están moldeando para convertirse en artistas de circo. Entre esta camada están jóvenes teatristas que desde marzo son instruidos por los maestros pinoleros de acrobacia aérea.

 

“Estos talleres de tela son la continuidad de uno que empezamos a dar durante la semana del segundo Festival de Nacional de Teatro”, dice el profesor Marlon Martínez.

 

El origen de este estilizado arte, proviene de los yoghis orientales, que usaban la soga indiana, para meditar y pasaban varias horas en complicadas posiciones ya luego con el tiempo la tela suplantó a la cuerda por ser más ligera y cómoda.

 

“Hace dos años empecé a trabajar acrobacia aérea con cuerdas y mecates para agarrar fuerza y ya después usé la tela porque era más práctica”, comenta la profesora y balletista Rosa Gutiérrez.

 

...

Notas Relacionadas