ALUD DEJA MÁS DE 30 MUERTOS

Trabajadores ugandeses de la Cruz Roja y voluntarios de la zona, cortan árboles mientras buscan cuerpos después de que un desprendimiento de tierras aconteciera en Bududa, a 250 km de la capital Kampala, ayer. El desprendimiento, que tuvo lugar el lunes y fue provocado por las fuertes lluvias que sucedieron durante varios días, ha matado al menos a 30 personas. Según medios locales, dos aldeas de la zona, Namaga y Bunakasala, han sido completamente sepultadas.

 

 

Trabajadores ugandeses de la Cruz Roja y voluntarios de la zona, cortan árboles mientras buscan cuerpos después de que un desprendimiento de tierras aconteciera en Bududa, a 250 km de la capital Kampala, ayer. El desprendimiento, que tuvo lugar el lunes y fue provocado por las fuertes lluvias que sucedieron durante varios días, ha matado al menos a 30 personas. Según medios locales, dos aldeas de la zona, Namaga y Bunakasala, han sido completamente sepultadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

...

Notas Relacionadas