Primer día: agitado

Algunos comerciantes madrugaron el primero de enero con la esperanza de buena fortuna todo el año