Más nicaragüenses que nunca

Un pueblo feliz puede perfectamente sentir tristeza, tomando en cuenta que esta no lo define como tal, sino que es solo un estado pasajero y necesario