Tomando el día con calma

No eres de piedra. Te levantas razonablemente tranquilo y te encuentras con personas que dicen o hacen cualquier cosa y que dinamitan tu tranquilidad.