Armonía y vitalidad

Desprenda todas las energías negativas de su cuerpo con esta beneficiosa práctica

Tomando el día con calma

No eres de piedra. Te levantas razonablemente tranquilo y te encuentras con personas que dicen o hacen cualquier cosa y que dinamitan tu tranquilidad.

¿Qué hora es?

Es hora de: Amar a Dios con todo mi corazón, con toda mi alma, con toda mi mente y con todas mis fuerzas.