El asesinato de la misionera

Tres días desaparecida estuvo Karen Colclough, hasta que las aves de rapiña “anunciaron” que allí yacía un cadáver