Las lluvias, los virus y las influenzas

Comenzaron las lluvias y con ellas, más allá de la alegría de ver agua y el renacer de arroyos, ríos y lagunas, comienzan las enfermedades propias de las mojaduras y las humedades