Inician una nueva era

Aimaras, quechuas y guaraníes se concentraron desde la madrugada en algunos de los enclaves considerados sagrados por sus culturas para esperar la aparición de los primeros rayos solares