“Esto es un regalo de Dios”, dice Sayra Laguna

Pero Sayra aún tiene sueños pendientes como estudiar una maestría, hablar inglés de manera fluida y ganar una medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla en el 2018.