Hoy veo el camino que debo seguir

Hoy por hoy nos cuesta ser leales y sinceros hasta con nosotros mismos. Fácilmente nos convertimos en ciegos voluntarios para no aceptar nuestra realidad.