Un delito al desnudo

La propalación atenta contra la intimidad de las personas y es condenada por la ley