Guardavidas de corazón

El no recibir ni un córdoba como pago no merma las ganas de Romualdo Artola de evitar que alguien se ahogue en un balneario