El hombre que cura con la mirada

Braco no habla ni toca a la gente, simplemente “conduce” la energía a través de su mirada en silencio por un rango de 5 a 8 minutos.