Reflexión cristiana: Señor, ¡que vea!

En el mundo hay muchos ciegos que no ven, como el ciego de Bartimeo. Pero quizá en nuestro mundo hay muchísimos más ciegos voluntarios que el número de ciegos físicos que hay, pues existe mucha gente que no quiere ver.