La bala que me hiera

El 20 por ciento de los jugadores de baloncesto sobre sillas de ruedas de Managua son jóvenes que vieron truncada su existencia y aunque desearon la muerte hoy abrazan la vida a través de un balón