Anciana arrollada

Aunque no tenía necesidad de trabajar, a doña Rosa Martina Membreño González siempre le gustó hacerlo, no importaba que tuviera 84 años.