En pie de lucha

Don Uriel alega que su mayor virtud es contagiar de positivismo su entorno