“La gigantona y su enano existieron”

En medio de cada tocada interviene el coplero, quien atrapa la atención de su público con su habilidad para recitar y su ingenio para hacer rimar las palabras, muchas de las cuales improvisa, según el ambiente festivo.