Darwin Sevilla arribó al selecto grupo de 200 o más robos de bases de Primera División

El muchacho de 28 año entró en la historia de nuestro beisbol por sus piernas. Apenas son siete los jugadores que han logrado esa cifra

Darwin Sevilla llega a salvo a la tercera base. HOY/ARCHIVO

Darwin Sevilla tenía algo que no lo dejaba dormir tranquilo la noche del sábado. Su objetivo era evidente: quería conseguir en casa el robo de bases 200 en su carrera. Había tratado esa tarde en un doble intento de robo con Iván Marín. Sevilla asaltaba la tercera almohadilla, mientras su compañero pretendía llegar a segunda. No obstante, Marín no arribó a tiempo y fue puesto out. Al parecer los designios del destino querían que fuera ayer domingo en el Estadio Roque Tadeo Zavala.

Corría la tercera entrada. Sevilla conectó imparable. Anteriormente había ligado un triple. El lanzador esteliano Jahdiel Torres lo estaba vigilando. Bateaba Iván Marín. Sevilla no tenía ninguna duda de lo que deseaba. Salió a la caza de la segunda, tomó el tiempo necesario pero aun así fue una jugada apretada. Aterrizó antes de la llegada de la pelota. Sus compañeros y los pocos aficionados en el estadio comenzaron a aplaudir y, Ramón Flores, desde los jardines corrió hacia la segunda para abrazarlo.

El muchacho de 28 año entró en la historia de nuestro beisbol por sus piernas. Apenas son siete los jugadores que han logrado esa cifra. Sandy Moreno está a la cabeza con 454 estafas, y cuando tenía la edad de Sevilla ya poseía 260 robos. La lista se completa con Arnoldo Muñoz (247), Edgard López (245), Ramón Solano (238), Iván Marín (210) y Juan Cabrera (209).

“Es bastante intenso robar porque en cada robo hay algo que no sabés que ocurrirá, pero gracias a Dios tenía mucha adrenalina y quería lograrlo en casa. En los juegos pasados no tuve la oportunidad de lograrlo. Robar bases no se hace mucho porque, además de difícil, provoca lesiones”, comentó Sevilla.

...

Notas Relacionadas