¿No sabe si tiene exceso de deudas? Gisella Canales le ayuda a averiguarlo

La educadora financiera Gisella Canales, autora del blog Dele Peso a sus pesos, ofrece algunas recomendaciones a las familias nicaragüenses. Espera cada domingo una columna semejante.

HOY

La gran mayoría de rechazos a solicitudes de crédito –en las pocas instituciones que están colocando– se debe a sobreendeudamiento de los usuarios.

¿Cómo sé si estoy en sobreendeudamiento? Empecemos por definir qué significa ese término. Sobreendeudamiento es una fase en la que las deudas del usuario han excedido su capacidad de pago con relación a sus ingresos. Se define como porcentaje y equivale a la proporción de los ingresos que se van en pago de deudas.

¿Cómo se calcula? Lo primero que debemos hacer es una lista de nuestras cuotas mensuales de deudas. OJO: no confundir con gastos regulares mensuales, sino compromisos financieros (formales o informales).

Esa suma se divide entre los ingresos totales netos, ya sean salario, remesas, horas extras, otros ingresos, etc. El resultado se multiplica por 100 y ese es su nivel de endeudamiento.

Ejemplo:
Deuda 1: 1,000
Deuda 2: 700
Deuda 3: 2,500
Total: 4,200
4,200 ÷ 8,000 (ingresos totales después de deducciones)
= 0.525 x 100
= 52.5 %

¿Cuánto es un nivel de endeudamiento sano? Para tener un equilibrio en la administración de nuestro dinero lo ideal es que el porcentaje de nuestros ingresos que se nos van en pagos de deudas no supere el 35 %.

Un nivel de endeudamiento de 50 % o más refleja alta vulnerabilidad ¿Por qué? Porque más significa que la mitad de nuestro dinero ni siquiera nos pertenece, sino que solo pasa por nuestras manos, dejándonos una cantidad pequeña con la que debemos enfrentar todos los gastos y emergencias que puedan surgir. Esto se complica más cuando el nivel de responsabilidad o número de dependientes es alto.

¿Qué hago si estoy en sobreendeudamiento? Lo primero es conocer la magnitud del problema.
Esto va en doble vía: una es conocer el nivel de endeudamiento y la otra es saber a ciencia cierta a cuánto ascienden los compromisos financieros. Para ello debemos hacer un inventario de nuestras deudas con los siguientes datos:

– Acreedor (a quién le debemos).
– Saldo.
– Tasa de interés.
– Cuota mensual (en córdobas y dólares, si aplicara).
– Número de cuotas que faltan para la cancelación.

Tener toda esa información en una sola tabla le permitirá identificar mejor cuál es prioritaria de atender mediante un plan especial.

Lo segundo a hacer para atender el sobreendeudamiento es parar de incrementar las deudas.
Cuando se llega a una situación apremiante, generalmente la persona endeudada adquiere más préstamos (informales, sobre todo) para cubrir cuotas, pero esto empeora la situación. Es momento de frenar el círculo vicioso y decidir qué hacer.

El tercer paso es analizar las fuentes de ingreso adicionales que se puedan tener (vender bienes, generar ingresos con algún negocio, reducir gastos) para reenfocarlos en el pago de deudas.
Como puede ver, salir de esta situación no es de corto plazo y requiere mucho esfuerzo y perseverancia. Y mientras más se postergue, será más difícil de resolver.

Otras recomendaciones de la educadora financiera  Gisella Canales (No deje de verles), visite su página:  Dele Peso a sus pesos

...

Notas Relacionadas