Conozca la “Única y original Judea de Tipitapa” y al Jesús que intrepretó la crucifixión por más de tres décadas

Una familia de artistas lleva a cabo la Judea, la obra más importante de la Semana Santa, Su director, Román Cerpas, relata la historia de la tradición, los retos, los logros y los instantes divinos que se viven en escena.

Román Cerpas entrega a su hijo Wanderley Cerpas la tradición de la familia para que le dé continuidad. HOY/Foto: Wilih Narvaez

HOY

Este 2019, la “Única y original Judea de Tipitapa” cumple 109 años de tradición. Román Cerpas, educador artístico con más de treinta años de experiencia, ya tiene las escenas y a su elenco teatral “listo” para las diferentes presentaciones en los departamentos y para la gran gala, que se realiza en el municipio cada viernes Santo.

La historia de la “Única y original Judea de Tipitapa” inicia en 1910, cuando un grupo de lugareños se juntan para representar retazos de la vida y muerte de Jesucristo. Cerpas relata que en esos días, pese a la forma empírica en que se montaban las escenas, sí había una dirección y la actuación era exquisita.

Con el paso de los años varias familias de Tipitapa tomaron la batuta para montar y dirigir la Judea, hasta que en 1950 la gran tradición llegó manos Los Cerpas. “Primero fue mi tío, Francisco (q.e.p.d.), luego siguió mi hermano, Manuel, ya fallecido y ahora yo. Cabe destacar que todos protagonizamos a Jesús”, explica Román Cerpas.

La familia Cerpas está siempre buscando la forma de innovar y perfeccionar sus puestas en escena. HOY/Foto: Oscar Navarrete
  1. ¿Cuántos años protagonizó el papel de Jesús?

Yo debuté en 1974 en el teatro de Juigalpa. En la Judea fui Jesús durante 34 años. Hice mi papel con más de 20 marías.

  1. ¿Qué sentía al interpretar la vida y muerte del hijo de Dios?

Es una gran tarea, porque hay que estudiar mucho el personaje y cumplir con la misión impuesta por él que es llevar el evangelio a niños, jóvenes y ancianos. Con el teatro religioso callejero se logra expresar ese evangelio de manera más directa, visual y en movimiento. Mantener viva la fe y recordar lo que Cristo sufrió por salvarnos.

 

Román Cerpas, educador artístico, maestro de Lengua y Literatura, protagonizó a Jesús por más de 30 años. HOY/Foto: Wilih Narvaez
  1. ¿Por qué decide abandonar el papel de Jesús?

Por mis años y especialmente por respeto al señor, preferí hacer otros papeles, lo dejé en el 2008, y hoy día solo soy el director artístico. Ando en la jugada de todos los personajes que interpretan los muchachos.

  1. ¿Ya tiene un sucesor, alguien de la familia Cerpas que tome su lugar?

Sí. Mi hijo Wanderley Cerpas. Este año debuta como Jesús. Él ya tiene trayectoria teatral. Costó que entendiera que él debe continuar con esta tradición, que no es de nosotros sino del pueblo. De toda Nicaragua.

  1. ¿Los protagonistas de la obra, todos son su familia?

No. Aquí también está la comunidad, se hace una convocatoria en enero de cada año. Hay de todas las edades, niños de cinco años, jóvenes, adultos. 60 personas conforman el reparto, hay gente de todos los estatus sociales, profesionales, obreros de las maquilas, desempleados y aquí en la Judea no hay diferencias. Todos nos ayudamos, nos une la tradición.

Parte del elenco de la Judea de Tipitapa. HOY/Foto: Wilih Narvaez
  1. ¿Cómo obtienen los trajes, el maquillaje, el sonido y toda la utilería para la monta en escena?

Nosotros aquí trabajamos con mucha humildad y con mucha necesidad también. No tenemos apoyo de las Instituciones, no lo buscamos. Hacemos nuestros cascos, nuestras corazas, todo lo que nosotros necesitamos, aquí hay ingenieros en sistemas, un técnico de audios, periodistas, tenemos costureras en el grupo. Somos una unidad. Aquí no solamente es la agrupación artística sino la escuela.

  1. ¿Por qué se llama la “única y original Judea de Tipitapa”?

Original porque somos la primera Judea en el municipio, de nosotros han nacido las otras y única porque llevamos un mensaje auténtico a las familias nicaragüenses que es mantener viva la fe y las tradiciones.

  1. ¿Cómo es la Judea de este año en comparación con las otras?

Pues tenemos que decirlo, esta es la Judea más pobre que hemos tenido. No tenemos recursos, los trajes están viejitos pero aún así, nosotros nos presentaremos porque la obra es del pueblo y nuestra labor es entregárselas cada año.

  1. ¿Han recibido premios cuál considera el elenco que es el más importante?

Cuando íbamos a cumplir 100 años de tradición fuimos nombrados Patrimonio Histórico Municipal. El máximo honor, que es la medalla Andrés Castro. Hemos tenidos varios reconocimientos a nivel nacional por la Asociación de Artistas Nicaragüenses, Gastón Pérez, en premios Lo Nuestro. Fui nombrado Hijo Dilecto de la Municipalidad  hace ocho años y hace seis años lo ratificaron. Pero el más amado de los premios son los aplausos.

  1. ¿Cómo está compuesta la obra que presentan?

Son 6 capítulos, divididos en 36 escenas. Estas duran entre cinco y seis minutos, pero todo es una sincronía, después de una escena va otra, No paramos, la temporización pasa de las dos horas.

  1. Como educador artístico, ¿qué les enseña a los actores?

Ante todo las bases teóricas del arte del teatro. Los preparo en entonación, espacio escénico, vocalización, se hacen coreografías. Pero más que un maestro soy un padre. Todos son mi familia, ellos me llaman papamán.

Cerpas asesura que por medio de la Judea logran tocar los corazones de la gente. HOY/Foto: Wilih Narvaez
  1. Cuéntenos algún ‘momento divino’ durante las presentaciones

  • Sí, varias. En una presentación, cuando estábamos en la calle de la amargura, y yo iba con la sangre, la caracterización del Cristo, en ese momento, tuve contacto directo con una señora en silla de ruedas. Cuando yo me le acerqué, con todo el personaje en mí. Le ofrecí mis manos y los dos vibramos, pero yo hice el impulso para que se levantara y de esa manera lentamente se levantó.
HOY/Foto: Wilih Narvaez
  • Pasado un tiempo, miré la foto de instante pegada en el bus, era el hijo de la señora. Hubo una persona que le preguntó por la imagen y el muchacho respondió “gracias a él mi madre camina”, pero ¿qué es eso? Es la fuerza de la fe. La Fe mueve montañas y es una anécdota bonita.
  • La última presentación que yo hice, fue porque el autor principal no pudo salir. Yo dije “no se preocupen, yo voy” y ya vestidito, el pueblo me aplaudió, ya con mi edad y con mi pancita. Todo el mundo tomó fotos y todas esas fotos salieron en negativo, distorsionadas, podían verse espectros, habían sombras, rostros abstractos. La hija de Juez de aquí tuvo que borrarlas, porque en sus fotos salían varios

...

Notas Relacionadas