La primera mujer en ganar la versión afgana del concurso “American Idol”

Era la 14a. edición del programa "Afghan star" y es la primera vez que lo gana una mujer.

Zahra Elham cantando en la final del show. HOY/AFP

“Si los talibanes vuelven, lucharé con mi música porque quiero que sea mi vida”. La primera mujer en ganar la versión afgana del programa “American Idol”, Zahra Elham, se ha convertido en un símbolo para muchas jóvenes de su país.

Zahra Elkham, de unos 20 años y miembro de la comunidad  hazara, conocida por ser la más progresista de Afganistán, ganó el concurso en un momento en que numerosas afganas temen que sean cuestionados sus derechos en caso de un precipitado acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibanes.

La discreta joven, interrogada por la AFP en los locales de la cadena afgana Tolo, organizadora del concurso, y cuya voz rasgada y aguda encantó al público, parece sorprendida por su nueva notoriedad.

“Estaba orgullosa, pero al mismo tiempo emocionada por ser la primera mujer que triunfa” en el concurso “Afghan star”, que ya va por su 14ª edición, afirma la joven, cuyos cabellos castaños están cubiertos con un pañuelo verde oliva.

“Nadie cantaba en mi familia” confiesa, y dice que se entrenó “mirando videoclips” en internet, y sobre todo inspirándose en sus “ídolos”, en especial la cantante pop afgana Aryana Sayeed.

Sayeed, comparada en Afganistán a Kim Kardashian por sus atuendos ajustados y sus  ‘selfies’ –sorprendente comentario en país tan conservador–  fue una fuente de motivación para Zahra Elham, que dice querer triunfar “contra viento y marea”

“Dos brazos, dos piernas”

“Cuando vi a esta chica, me dije: ‘si ella puede hacerlo, yo también. Ella tiene dos brazos y dos piernas, y yo también'”, recuerda la joven, también seguidora del canadiense Justin Bieber y el cantante sueco Maher Zain.

Zahra Elham admite que se ha convertido en un embajadora para las mujeres afganas.

“Sí, mi voz es importante para las mujeres de Afganistán” asegura la vencedora del certamen.

Zahra Elham. HOY/AFP

Aunque Zahra Elham quiere “permanecer lejos de la política”, sí comparte los temores de muchas asociaciones de defensa de los derechos de las mujeres en Afganistán por un posible retorno al poder de los talibanes, que negocian desde hace meses un acuerdo de paz con Washington.

Cuando dirigieron el país  entre 1996 y 2001, los talibanes habían confinado a las mujeres a labores domésticas, frenando claramente la educación de las muchachas.

Música prohibida

Afganistán efectuó entonces una radical vuelta cultural hacia atrás. Los televisores eran colgados de las farolas y la música, prohibida.

Ahora los derechos de las mujeres siguen siendo ignorados en los medios rurales, y Zahra Elham quiere “a través de su música, servir a su pueblo” y “luchar por la igualdad”.

De momento, antes de soñar con una carrera internacional comparable a la de su ídolo, Zara Ehlman espera que prospere su popularidad “a través de la realización de un clip” y aprendiendo a tocar la guitarra.

“Mi futuro es la música. Y puedo convertirlo en algo luminoso si canto”, asegura la joven artista.

...

Notas Relacionadas