Se gana la vida vendiendo plantas en el mercado de Jinotepe

Don Armando era acarreador de materiales de construcción

Platas, armando arteaga, comerciante. mercado de jinotepe, acarreador,

Don Armando Arteaga en un vehículo que adquirió traslada diariamente hasta su casa las plantas que vende en el mercado. HOY / Mynor García

HOY / Carazo

Armando Arteaga, trabajaba trasladando materiales de construcción en su carretón halado por un caballo. Este hombre tuvo que dejar este empleo ya que el dinero no le alcanzaba para comprar el alimento para su corcel.

Además era agotador, dado que hacía mucha fuerza y porque se asoleaba, además el animal que le dio de comer por muchos años, con la carga sufría mucho.

Ahora don Armando se dedica a la venta de plantas en la calle principal del mercado Jorge Matus Téllez en la ciudad de Jinotepe.

Armando Arteaga cuenta que su esposa y sus hijos le ayudan en las labores. “Aquí yo me gano aproximadamente quinientos córdobas diarios, pero hay momentos que me gano mil córdobas, más los fines de semana y cuando hay pagos, pero además tengo que estar invirtiendo en el cuido de las plantas”, dijo Arteaga.

Ahí desde hace seis meses alquila un pequeño tramo o champa construida con horcones, láminas de zinc y plástico negro.

Las plantas por lo verdoso y color de sus flores, se podría decir que se venden por sí solas, don Armando no necesita anunciarlas.

La mayoría de sus clientes son gente que asiste al mercado para realizar sus compras para el consumo del hogar.

Arteaga, de 51 años, vive en el barrio Cruz de Guadalupe, en Jinotepe y en su casa tiene un pequeño vivero, las plantas que no tiene y que le encargan las consigue con otras personas que se dedican al mismo negocio.

Uno de sus hijos, el mayor, fue quien inició con el negocio. Las plantas el joven las ofrecía de manera ambulante en un triciclo.

Don Armando en su establecimiento ofrece árboles frutales, medicinales y ornamentales, el precio es variable. Hay unas que cuestan 20, 30 y 50 córdobas, pero hay otras que valen 100 y hasta 800 córdobas. Las más caras son por encargo.

Este señor de contextura recia trabaja todos los días y desde las 8:00 de la mañana ya está en el mercado. Antes de salir de su casa se levanta a regar y a echarle abono e insecticida a sus plantas. Por las tardes realiza la misma tarea.

...

Notas Relacionadas