Obispo Báez lamenta golpiza a presas durante homilía dominical

Señaló que la represión, amenazas, intimidación, persecución y espionaje no contribuyen en nada para que el país salga de la crisis sociopolítica en la que está sumido.

El obispo Sivio Báez, durante una homilía este domingo. HOY/Archivo

El obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, lamentó la agresión que sufrieron la semana pasada las presas políticas que están en el Sistema Penitenciario Nacional y señaló que la represión, amenazas, intimidación, persecución y espionaje no contribuyen en nada para que el país salga de la crisis sociopolítica en la que está sumido.

“Cualquier agresión contra un ser humano es un pecado grave contra Dios, es algo que envilece, empequeñece a quien lo comete, realmente es una herida que sangra en la sociedad, sobre todo cuando son mujeres indefensas, mujeres detenidas injustamente. Esperemos que esto se detenga definitivamente y que no vuelva a ocurrir”, expresó monseñor Báez.

Mientras tanto, la Asociación de Madres de Abril (AMA) se solidarizó a través de un comunicado con los familiares de los presos políticos y exigió el cese de las torturas que se cometen en las cárceles de Nicaragua.

“Las madres y los familiares de las víctimas asesinadas por el régimen Ortega-Murillo seguimos de pie exigiendo justicia sin impunidad, a pesar del dolor que permanece vivo en nuestros corazones. Hoy alzamos nuestras voces para solidarizarnos con las madres y familiares de las presas políticas que fueron brutalmente golpeadas en el Sistema Penitenciario”, dice el comunicado.

Las madres también se solidarizan con todos los presos políticos “que siguen luchando por una Nicaragua libre, democrática, como lo hicieron nuestros hijos hasta que las balas asesinas del régimen los acribillaron, los arrastraron y los dejaron morir negando la atención médica”, continúa el escrito.

Urge el cese de los secuestros

Por otra parte, monseñor Báez hizo un llamado a las autoridades nacionales a frenar la represión en todas sus manifestaciones, ya que los constantes secuestros de la Policía Orteguista (PO) y el estado de zozobra en que se encuentra la sociedad, no contribuyen a que el país salga de la crisis.

“Si queremos crear nuevos vínculos sociales en Nicaragua hay que terminar con esta represión en forma de capturas, muchas veces ilegales y violentas. Todos tenemos que esforzarnos por crear un nuevo tipo de vínculo que nos una a construir la gran familia nacional, con esta política, con esta dinámica de represión, de apresamiento, de intimidación, de persecución, de espionaje, no vamos a salir nunca de la crisis en la que estamos”, subrayó Báez.

Ser voz de quienes son atropellados

Durante su homilía dominical, monseñor Silvio Báez también motivó a la feligresía a aportar a la construcción de una sociedad más justa “donde la ambición de poder no sea una ley de vida” y los instó a “ser voz de los que en la sociedad son atropellados de sus derechos y ya no tienen ni siquiera fuerzas para alzar su propia voz”.

...

Notas Relacionadas